Interés por las investigaciones

El país esperó impaciente el resultado de las investigaciones al atentado sufrido por el ídolo deportivo David Ortiz, insólito por la ausencia de motivos para suponer interés en hacer daño a un hombre venerado por sus hazañas en el terreno de juego y su sensibilidad a necesidades del prójimo y la salud de la niñez desvalida en particular. El Big Papi no aparecía ni remotamente como posible blanco de los propósitos homicidas que habitualmente incluyen a sicarios. Reciente aun la agresión a tiros, surgieron conjeturas potenciadas por las redes sociales que ahora impactan más y dan libertad a cualquiera que prefiera pontificar y fijar ruidosa posición sobre hechos terribles.

Los investigadores actuaron con rapidez para señalar supuestos participantes directos ofreciendo datos concordantes sobre el crimen atribuido ahora a confusión de identidades. Aunque se tardara en señalar algún autor intelectual, importa que los implicados pueden pasar ya a procedimientos para juicios públicos, orales y contradictorios que establezcan culpabilidades. Contra los escepticismos vale recordar que la indagatoria preliminar atravesó una maraña de detalles y episodios concatenados y útiles para establecer identidades y complicidades a partir de elementos visuales y antecedentes. Debe darse oportunidad a las autoridades para configurar a plenitud todo lo ocurrido el 9 de junio y posibles conexiones sin descubrir.

Con los mangos muy en alto

La fruta que tiene a Baní como su capital es, además de deliciosa, un recurso económico que cobra importancia con promisoria rapidez como renglón de exportación y está colocada en estos días en el pedestal de una feria que en la provincia Peravia comenzó con un significativo aporte del Gobierno consistente en una planta para tratamiento térmico y empaque que costó 136 millones de pesos y facilitará su aceptación en los mercados del mundo.

El éxito del mango valorado como marca-país, tiene de impulsores a productores banilejos de gran tradición y empeño para explotar la tierra con variados cultivos, a los que se suman agricultores muy dispuestos de sus cercanías. Está abierta la posibilidad de aprovechar la fruta para otros usos industriales de valor comercial. No basta con comerla.