Interrogan al presidente Senado sobre sobornos

17_03_2017 HOY_VIERNES_170317_ El País4 A

En mi presidencia nunca ha habido, ni siquiera directa o indirectamente, algún asomo de soborno para la aprobación de alguna de esas iniciativas ni nada por el estilo”, aseguró ayer el presidente del Senado, Reinaldo Pared Pérez, tras ser interrogado en la Procuraduría general de la República sobre el caso Odebrecht.
Resaltó que durante los ocho años en que ha presidido el Senado, allí se conocieron muchos casos relacionados con el consorcio brasileño “pero en lo que yo tenga conocimiento, nunca han ocurrido irregularidades en la aprobación” de contratos ni de préstamos.
Pared Pérez fue puntual al acudir al citatorio que para las 12:00 del mediodía le hizo el procurador general, Jean Rodríguez. Llegó caminando desde el Congreso Nacional, acompañado de una decena de senadores y de su escolta personal.
Dos horas y media. El interrogatorio duró apenas dos horas y media, y según el propio interpelado, solo le hicieron dos preguntas.
“Me preguntaron el procedimiento que se emplea para el conocimiento de una iniciativa, y yo me limité a explicarles ese procedimiento”, dijo.
De acuerdo con su explicación, una iniciativa se toma en consideración en el pleno del Senado, se apodera la comisión correspondiente, en este caso la de Hacienda, la cual hace las indagatorias de lugar, luego rinde un informe al pleno, y entonces el Senado aprueba o desaprueba.
Reveló que la otra pregunta fue si él había tenido algún tipo de vínculos con los directivos de Odebrecht en ocasión de alguna iniciativa, y su respuesta fue: “nunca la he tenido ni se han apersonado al senado de la República”, dijo.
Entre los contratos aprobados a Odebrecht en el Senado, citó la Autovía del Coral, Monte Grande, la carretera de Casabito y otras, y sostuvo que ni en su presidencia ni en la de Cristina Lizardo, “nunca ha habido tentativa ni ningún intento de soborno para la aprobación de alguna obra”.
Volvería. Pared Pérez dijo que estaba esperando ser citado por la Procuraduría, y que está dispuesto a volver si así lo requiere el Ministerio Público, afirmando que “el que no tiene hecha, no tiene sospecha”.
Recordó que él había solicitado ser investigado, porque entiende, además, que si en las obras contratadas al Consorcio Brasileño ha habido sobrevaluación o algo irregular, los responsables deben ser sometidos a la justicia.
El número 20. El presidente del Senado es el segundo legislador activo interrogado en torno a los US$92 millones que Odebrecht afirmó haber pagado en República Dominicana para que le sean adjudicados 17 contratos de obras públicas con las que obtuvo US$163 millones en ganancias.
El otro es el diputado y expresidente de la Cámara Baja, Alfredo Pacheco, del Partido Revolucionario Moderno (PRM).
Con ellos dos suman 20 los funcionarios, exfuncionarios, legisladores y exlegisladores llamados a declarar sobre dichos sobornos por ante el procurador general y la titular de la Procuraduría Especializada en Persecución de la Corrupción Administrativa (PEPCA). Laura Guerrero Pelletier,
Los incidentes. A la llegaba de Pared Pérez a la procuraduría, una avalancha de camarógrafos, fotógrafos y periodistas que le esperaban desde temprano en la explanada frontal, corrió hacia él, provocando un choque con la seguridad del presidente del Senado que trataba de apartar al grupo de la prensa diciéndoles que hablaría luego del interrogatorio, pero nadie cedía. A empellones llegaron desde la calle hasta la puerta del ascensor, varios atropellados entre sí mismos o manoteados por la seguridad del funcionario, entre ellos el fotoreportero Franklin Guerrero, que incluso se cayó y se rasguñó un codo.