Intrusos en cirugía estética

La cirugía plástica se ha convertido en actividad comercial que explotan médicos auténticos, pero también profanos y farsantes. Mujeres y transexuales en busca de belleza física se han convertido en las víctimas más frecuentes. Y una de las consecuencias es que muchas mujeres y homosexuales han visto su vida en peligro por causa de infecciones y otros trastornos graves asociadas con estas cirugías, que rudimentariamente se practican hasta en salones de belleza, o que realizan en quirófanos médicos no certificados como cirujanos plásticos. Muchas víctimas de esta carnicería buscan asistencia médica cuando ya sus vidas están en peligro.

El doctor Severo Mercedes, jefe de la única escuela de Cirugía Plástica y Reconstructiva que tiene el país, advierte que un médico no puede someter a una paciente a todos los procedimientos que ella le pida para realzar su belleza, pues toda cirugía acarrea riesgos. El problema es grave porque el crecimiento de la demanda de cirugías para fines de belleza ha abierto los apetitos de médicos sin ética e intrusos en la materia. Lamentablemente, alguna gente valora más la belleza física que la salud integral. El Ministerio de Salud Pública y el Colegio Médico Dominicano tienen el deber de intervenir en este asunto, que ya cobra dimensiones alarmantes. No se puede permitir que médicos sin escrúpulos y carniceros improvisados estén jugando con vidas humanas.

EL PASTOR VISITA SUS REBAÑOS

Francisco, el papa que ha hecho de la sencillez su aliado  predilecto y que desprecia las barreras que le alejan de sus ciervos, viene a América por primera vez desde que una fumarola blanca anunció al mundo su elección, allá en Roma. Ha entrado por Brasil, donde se ha confundido en un abrazo fraterno  con miles de fervorosos católicos, predominantemente jóvenes. En Río de Janeiro encabezará la Jornada Mundial de la Juventud, a la  que se preve asistirán unos dos millones de peregrinos.

El que ha retornado a América es un hombre que ampara una grandiosa misión en un nombre sencillo -Francisco-. Él se ha hecho el propósito de atacar como ningún otro papa la corrupción y la pederastia. Ya denunció la homosexualidad que abunda allá en el Vaticano. Su sermón llena de esperanza a una feligresía que ha visto su iglesia un tanto debilitada. Tus rebaños de América te dan la bienvenida,  pastor.