“Inventemos algo en familia”

POR MARÍA MERCEDES
Toda la alegría que los estudiantes del colegio “El buen Pastor”, tenían esa tarde era por un motivo muy significativo. Sin duda, se sentían orgullosos de sí mismos, porque después de varias semanas organizando los preparativos para montar su feria cultural, convirtieron su esfuerzo y dedicación en una realidad.

Fue así como la comunidad de este centro de enseñanza congregó a sus alumnos, profesores, personal de administración, académicos, tutores y relacionados en la feria cultural “Inventemos algo en familia”.

El recibimiento de los invitados estuvo a cargo de los alumnos del cuarto año de bachillerato, junto a Víctor Martínez, director del colegio, el profesor Wanci de los Santos, Olga Pimentel, integrante de la Asociación de Padres del centro y el personal administrativo.

En sus breves palabras, Víctor Martínez dijo que el evento educativo forma parte de las festividades del 31 aniversario de la entidad educativa fundada el 13 de marzo de 1974.

Como fue realizado en víspera del Día de las Madres- que hoy se celebra- los alumnos entregaron una flor a sus respectivas progenitoras y un presente de las manualidades que expusieron para tan significativa ocasión.

En la actividad extracurricular, los expositores fueron los alumnos del nivel inicial hasta el cuarto de bachillerato.

En sus respectivos cursos expusieron sus inventos y sus manualidades con temas relacionados a las viviendas, familia, hábitat, edificios, informática, ecología, energía general, agua y la purificación de las energías, eólica-solar, maquetas del “colegio ideal”, urbanizaciones y sectores residenciales.

Uno de los proyectos más impactantes fue mostrado por Omar Antonio Castillo, de segundo de bachillerato, quien mostró su Biomasa-energía, “Reciclaje y energía”, para uso de biogas, abono, reusos de los vertederos, adecuado sistema para el manejo de los desechos.

Ya en la noche, al término de la actividad, fue escuchada por primera vez el himno del centro, cuyas letras estuvieron a cargo de las estudiantes del bachillerato Diana Freites y Sally Santana, musicalizado por Carolina Hernández.