Inversión no rinde frutos; es temprano,
pero aflora la desesperación

http://hoy.com.do/image/article/302/460x390/0/EC3B819D-03E0-4DE1-BEFF-C9EE6D148FB8.jpeg

POR PHIL ROGERS
Especial para ESPN.com
CHICAGO.-
Lou Piniella ha aprendido a morderse la lengua, pero todavía no domina el arte. Eso finalmente se vio en su segundo fin de semana con los Cachorros de Chicago.

En un día en el que su estelar Carlos Zambrano no pudo aguantar una ventaja 5-0 en el quinto episodio, a Piniella le preguntaron qué estaba saliendo mal para los Cachorros.

“¿Qué diablos crees que está mal?”, gritó Piniella. “Tu viste el maldito juego”.

Antes de perder su temperamento, Piniella hizo un comentario críptico sobre el equipo que heredó del respetado Dusty Baker, luego de una temporada de 96 derrotas en el 2006. “Puedo comenzar a ver las formas en que este equipo ha perdido los juegos”, dijo Pineilla. “Puedo verlo. Tenemos que corregirlo”. Hasta ahí las curas milagrosas.

La contratación de Piniella y una temporada muerta de muchas inversiones que vieron al gerente general comprometer casi US$320 millones en contratos que iban a devolverle la competitividad al equipo que volvió a su camino perdedor luego de acercarse a cinco outs de llegar a la Serie Mundial en el 2003.

Pero los Cachorros salieron mal desde el comienzo, como de costumbre, perdiendo los primeros tres juegos en casa durante un inicio de 4-7 que renovaron interrogantes que la actividad del invierno no ha podido responder.

¿Por qué no pueden ganar los Cachorros? ¿Han mejorado luego de añadir a Alfonso Soriano, Ted Lilly, Jason Marquis, Cliff Floyd, Mark DeRosa y Daryle Ward? ¿Se arrepentirá Piniella de seguir el paso de Jim Riggleman, Don Baylor y Baker quienes enterraron sus carreras dirigenciales?

Aquí lo que hay que hacer es darle un poco de tiempo. Puede que tome un poco para que la mejoría sea obvia, para que Piniella tenga un manejo firme de su personal y que el plan comience a funcionar. Tiene un inventario de talento que incluye veteranos sólidos con figuras como Derrek Lee, Aramis Ramírez, Soriano, César Izturis, Lilly, Marquis y la combinación de preparadores de Bob Howry y  Scott Eyre y otros intrigantes como Rich Hill, Ryan Theriot, Matt Murton, Félix Pie, Michael Wuertz, Sean Marshall, Carlos Mármol y Tyler Colvin y Jeff Samardzija.

Todo está en su lugar y en espera de que los Cachorros tengan una temporada ganadora en el 2007, quizás compitan para un puesto a los playoffs y deben estar en buenas condiciones para futuras temporadas, especialmente si pueden volver a firmar a Zambrano.

Versión (Dionisio Soldevila Brea).-