Inversión social para sobrellevar presiones alcistas

Inversión social para sobrellevar presiones alcistas

Los combustibles derivados del petróleo, y la gasolina mayormente, siguen constituidos en insumos muy determinantes en el costo de la vida en República Dominicana y la estabilidad de sus precios es reconocida por expertos como moderadora de la inflación en estos momentos.

Es a título de inversión social que el Gobierno viene renunciando sistemáticamente a indexar, para el consumidor final, los incrementos de costos en el crudo que de fuera llegan en repercusión de una guerra euroasiática que nadie sabe cuándo ni cómo va a finalizar.

Con su estrategia de no transferir alzas a usos energéticos, el Fisco cesa transitoriamente de gravar los carburantes en un exceso que los hace resultar más caros en República Dominicana que en el resto de la región.

Puede leer: Una Liga llamada a ser de más utilidad para los munícipes

Por razones prácticas de fuerza mayor, el Estado pone remedio a la enfermedad de los encarecimientos que en gran porcentaje él mismo causa con una voracidad recaudadora que se explica en su excesiva dependencia de impuestos a actividades de producción y comercialización influyentes en precios finales.

Un efecto adverso a gran parte de la sociedad cuya corrección está subordinada a un pacto fiscal que oriente más la tributación hacia la generación de utilidades y creación de riqueza.

Los altos precios de la energía que es motor de la economía penalizan el trabajo y la inversión recayendo gravosamente sobre gente y entidades de diversos niveles de ingreso.

Una injusticia monda y lironda.

Publicaciones Relacionadas

Más leídas