Inversionistas cautelosos por China y el petróleo

http://hoy.com.do/image/article/32/460x390/0/0F0D0EC4-FC43-41E0-81F7-43E52701B4D1.jpeg

POR MICHAEL MORGAN
Cualquier expectativa de que los mercados financieros se calmarían la semana pasada y contarían el tiempo hasta las elecciones presidenciales del martes en Estados Unidos cayó lejos del blanco.

Los precios del petróleo subieron a ganancias récord antes de desplomarse en 8%. Y China sorprendió a los mercados con su primer alza en las tasas de interés en nueve años.

En ese contexto, Wall Street se mantuvo bastante bien, y levantó de la baja de cierre de 11 meses del lunes con dos días consecutivos de alzas de más de 100 puntos. Y mientras el DJIA se mantenía tranquilo el viernes, después que las cifras del producto interno bruto mostraron que EEUU creció e un ritmo inferior al esperado en el tercer trimestre, el patrón de los “blue-chips” se mantenía con una ganancia semanal d e 2.5% en le media sesión.

Las acciones europeas superaron una débil demostración del lunes, con el índice FTSE Eurofirst 300 arriba en 0.4% en la semana.

Asia estuvo muy por lo bajo el viernes, desgastada por las preocupaciones de que el alza en las tasas de interés en China deprima la demanda de materias primas.

Durante la semana, el índice Nikkei 225de Tokio resbaló ligeramente por debajo de 1%.

En los mercados de productos básicos, los precios de los metales recibieron fuertes golpes del recorte de China. Los mercados de bonos respondieron con nerviosismo, haciendo bajar los precios de los bonos del Tesoro de EEUU a corto plazo en más de 0.15 puntos porcentuales.

Y en los mercados de monedas, el dólar de EEUU extendió sus pérdidas el viernes y se espera que se mantenga así hasta que surja un claro vencedor de las elecciones de mañana.

Jim Wood-Smith, de Gerrard dice que a los mercados financieros no les importa mucho qué candidato gane, mientras que gane alguien. “Lo que asusta más a los mercados es la perspectiva de un recuento y de desafíos legales, una posibilidad que pudiera dejar a EEUU sin un presidente electo, quizás por un periodo prolongado”, dijo. .

Carl Weinberg, de High Frequency Economics, recordó que los índices de confianza de EEUU y Europa cayeron fuertemente durante los forcejeos en los tribunales para resolver la elección presidencial de 2000. Las bolsas de valores europeas también cayeron 9% durante el periodo de incertidumbre en EEUU.

“El riesgo mayor en el muy corto plazo para los mercados es un resultado cuestionado de las elecciones”, dijo. “Si eso ocurre de nuevo, la confianza de consumidores y empresarios va caer mucho y esta caída se producirá además de la ya debilitada confianza creada por la reciente subida en los precios del petróleo”.

Tim Bond, de Barclays Capital, destacó que se considera que el presidente Bush será el vencedor.

“Los sondeos entre los inversionistas revelan que una mayoría cerca de 60% cree en un triunfo de Bush, mientras que los inversionistas de Asia están casi universalmente convencidos que va a ser así”.

“Una victoria de Kerry sería una furte sacudidad para los inversionistas japoneses, creemos, y haría que venderían exportadoras en el Nikkei y yenes, con la idea de que Kerry va a poner en ejecución su retórica proteccionista. 

“Para los mercados de EEUU, el resultado más positivo para los bonos es un resultado pendiente que vaya a las cortes. De otra forma, pensamos que una victoria clara de cualquier candidato haría subir más las acciones corrientes y debilitaría el respaldo a los bonos”.

Tobías Levkovich, de Smith Barney, tomó un camino diferente.  “La mayoría de los inversionistas parecen esperar una victoria de Bush”, dijo. “En consecuencia, inferimos que una victoria de Bush sería un tanto anticlimática

“Por otra parte, una victoria de Kerry sería un sorpresa significativa y muy posiblemente difícil para los inversionistas que se han situado esperando una victoria de Bush. Pudiera esperarse una liquidación a corto plazo”.

Al margen del resultado de los comicios, Albert Edwards, de los conservadores de Dresdner Kleinwort Wasserstein a largo plazo, considera que después de unos nueves meees bastante aburridos para los principales activos -monedas, bonos y acciones corrientes- el deslizamiento del dólar frente al euro ha traído en verdad un periodo más “interesante” para la asignación de activos.
TRADUCCION: IVAN PEREZ CARRION