Invertirán US$250 millones para construir 3,500 habitaciones hoteleras en la región Suroeste

POR SOILA PANIAGUA
BARAHONA.-
El gobierno y el sector privado planean construir en los próximos tres años, alrededor de 3,500 habitaciones hoteleras en la región Suroeste, con una inversión superior a los US$250 millones, declaró el secretario de Turismo, Félix Jiménez.

El funcionario también dijo que esas obras impulsarán el desarrollo económico y social, generando 17,000 empleos en esa zona que concentra el mayor índice de pobreza en la República Dominicana.

Junto a la inversión que proyecta hacer el gobierno en esa región, específicamente en Pedernales, que es donde dijo arrancarán las obras, podrían

participar dos grupos de inversionistas, uno norteamericano y otro español.

El monto total de las inversiones que se harían el Sur en los próximos tres años podrían superar los US$340 millones, si se toma en cuenta unos US$90 millones que colocarían en infraestructuras los inversionistas españoles.

Los datos los ofreció el secretario de Turismo, quien junto a empresarios de zona, expertos en conservación de los recursos naturales, en planificación y funcionarios gubernamentales, participó en el taller “Despegue Turístico del Suroeste”, que coordinó el subsecretario Luis Simó, y tuvo como meta escuchar y buscar alternativas de desarrollo de esa zona.

Además de los US$250 millones en la construcción de habitaciones hoteleras, las inversiones en obras de infraestructuras rondan los US$90 millones y se estima que esos recursos serán aportados por empresarios españoles que visitan el país y que se reunirán hoy con funcionarios, entre ellos, con el secretario de Obras Públicas y los directores de los institutos nacionales, de Recursos Hidráulicos, INDRHI y de Aguas Potables, INAPA.

El camino que definitivamente se escogerá para el desarrollo turístico de esa zona, será aquel que logre mayor equilibrio entre la naturaleza y las necesidades de los moradores que requieren con urgencia que se generen nuevas fuentes de empleos, manifestó Jiménez.

Dijo que el Suroeste tiene sal, yeso, riqueza caliza y agrícola, pero que el conjunto de todos esos bienes sólo puede generar un determinado número de empleos, insuficientes para todos los hombres y mujeres en edad de trabajar.

Afirmó que el turismo es la actividad productiva que por el momento ofrece el camino más claro para el desarrollo económico del Sur.

Añadió que esa región está esperando del desarrollo del turismo para su despegue económico, tras manifestar que el problema está en cómo hacerlo, por lo que el gobierno descansará de manera fundamental en un estudio que lleva a cabo el Programa de Desarrollo de las Naciones Unidas, en coordinación con la Organización Mundial de Turismo, que concentra su mayor capacidad en ofrecer al país el mejor proyecto de desarrollo.

Agregó que en los meses que lleva al frente de la Secretaría de Turismo ha estado en contacto con esas organizaciones, poniendo en práctica un estudio en la región Suroeste por un monto que supera los RD$40 millones, del cual dependerán todas las decisiones que se tomen.

Dijo que a finales de este año y a principios del 2006, el gobierno, junto a toda la sociedad de la región, participan en los trabajos destinados a impulsar el turismo en la zona Sur, la cual podría convertir en uno de los principales polos turísticos de República Dominicana.

Atribuyó el poco uso que se da al aeropuerto de Barahona a la falta de habitaciones hoteleras y reiteró que Barahona y Pedernales necesitan alrededor de 3,500 habitaciones hoteleras, las cuales podrían ser desarrolladas en el actual período gubernamental, generando unos 17, 500 empleos con un monto a invertirse de US$250 millones.

Reconoció Jiménez que el desarrollo turístico en el suroeste requerirá de un entrenamiento del personal que servirá en los centros hoteleros de la zona en el área de cocina, como bartender, amas de llave, lavandería, entretenimiento y otras, el cual es coordinado por el Instituto de Formación Turística del Caribe, el de Formación Técnica (INFOTEP) y la Universidad de Barahona, los cuales ya trabajan en la planificación de los cursos para iniciarlos en agosto próximo.

El desarrollo de la región suroeste servirá de modelo para la OMT en la implantación del desarrollo turístico como mitigación del problema de la pobreza en otra parte del mundo, según estudios realizados por una misión de expertos extranjeros que visitó el país recientemente.

El gobierno debe ser facilitador del desarrollo, de la inversión privada, la cual debe llevarse a cabo acorde con las reglas establecidas, expuso Jiménez.

LLEGAN INVERSIONISTAS ESPAÑOLES

El pasado sábado llegó al país un grupo de empresarios españoles, específicamente de la región de Andalucía, interesados en invertir unos US$100 millones que se necesitarán en infraestructuras para el desarrollo turístico del Suroeste, específicamente de Pedernales.

Jiménez, no obstante, aclaró que en esta visita de los inversionistas españoles, por el momento sólo analizarán y explorarán las posibilidades de inversión.

Este martes, los empresarios españoles recorrerán la región Suroeste, para definir las posibilidades de colocar sus capitales en el país, los cuales podrían superar las US$90 millones, que sumada a las que proyecta hacer el gobierno en esa parte del país, podrían superar los US$340 millones, unos RD$11,000 millones.

Jiménez explicó que el Estado no tendrá que devolver a los inversionistas españoles los recursos que invertirían en el país, porque ellos procurarán que se les facilite terrenos en la misma zona para desarrollar proyectos que contribuyan con el desarrollo hotelero de la región Sur.

Las concesiones que se darían a esos inversionistas estarían relacionadas con la construcción de acueductos, sistemas de reconexión y tratamiento de aguas residuales y otras infraestructuras.

Jiménez ponderó el interés del presidente Leonel Fernández en desarrollar económica y socialmente la región Suroeste, tras indicar que esa parte no ha sido olvidada por Dios, sino por los diferentes gobiernos que ha tenido el país.

El secretario de Turismo manifestó la necesidad de acondicionar en un corto plazo las playas de Barahona, las cuales no son aprovechadas en toda su dimensión por el mal estado que exhiben y la falta de seguridad y de las infraestructuras necesarias.