Investigadores piden revaluar el impacto de agrobosques en emisiones de CO2

10983679w

Washington. Un estudio internacional recomendó hoy revisar los estándares que miden el impacto de la rápida expansión de plantaciones de aceite de palma, cacao o caucho en las emisiones de gases de efecto invernadero a la atmósfera. El estudio, publicado por la Academia Nacional de Ciencias de Estados Unidos y realizado por investigadores alemanes, cameruneses, peruanos y británicos, demuestra que la deforestación y la sustitución por plantaciones agroforestales afecta en el monto de carbono que el suelo tropical puede almacenar.

“La deforestación y la sustitución por plantaciones de árboles por dinero, como en el caso de los agrobosques de aceite de palma, caucho y cacao, dan como resultado fuertes reducciones en reservas de carbono orgánico en el suelo”, explica el estudio. Como resultado, gran parte de este carbono que se pierde se traduce en mayores emisiones de dióxido de carbono o se filtra a sustratos inferiores para reducir la riqueza mineral de los suelos.

Los científicos han determinado que reemplazar bosque tropical por explotaciones arbóreas como las descritas puede contribuir a una pérdida de hasta el 50 % de las reservas de carbono orgánico en suelo. Este dato es especialmente preocupante si se tiene en cuenta que el 30 % de todo el carbono orgánico está almacenado en zonas tropicales húmedas.

En las últimas dos décadas países como Indonesia y Malasia, de donde proviene el 85 % de todo el aceite de palma mundial, han sido testigos de la deforestación de millones de hectáreas de selva para convertirlas en plantaciones, con el consiguiente impacto en la biodiversidad y en poblaciones indígenas. Desde la década de 1990, las extensiones de aceite de palma se han multiplicado casi por tres en todo el mundo hasta los 16 millones de hectáreas; las de cacao han aumentado un 166 %, hasta 9,5 millones de hectáreas, y las de caucho en un 143 %, hasta los 9,4 millones de hectáreas.