Investigan Barrick en Argentina

m2

Buenos Aires
EFE
Un fiscal de Estado argentino informó ayer que pedirá investigar la actividad de la mina de oro de Veladero, ubicada en el noroeste y operada por Barrick Gold, a raíz de un nuevo derrame de solución cianurada que, según la minera canadiense, no supuso riesgos para la salud y el medioambiente.
A través de un comunicado, el fiscal de Estado Guillermo De Sanctis comunicó ayer que “formalizará una presentación” ante la Justicia de la provincia de San Juan, donde se encuentra Veladero, para que el tribunal que ya investiga otro derrame ocurrido hace un año analice tanto “la mecánica” de este nuevo “hecho”, como las “circunstancias que lo rodean”.
El procurador pide “especial énfasis en investigar conductas que pudieran constituir la eventual comisión de delito y en su caso, dar con los responsables del mismo” al magistrado Pablo Oritja, encargado del juzgado ordinario con sede en la localidad sanjuanina de Jáchal. Por su parte, Oritja afirmó ayer que, de acuerdo con las primeras informaciones, “técnicamente no debería hablarse de un derrame porque el líquido cianurado” no tuvo contacto con elementos externos, aunque admitió que el incidente causa “estupor” por tener el antecedente del vertido de 2015, en declaraciones al canal TN.
Paralelamente, los Ministerios argentinos de Energía y Minería, y de Ambiente y Desarrollo Sustentable anunciaron el envío de una comisión conjunta para realizar un estudio “de campo”, que incluirá la toma de muestra y comprobación de los informes técnicos y documentación entregada por la empresa, según informó la cartera de Ambiente en un comunicado.
El nuevo derrame ocurrió el 8 de septiembre pero no trascendió hasta ayer. Pese a que Barrick Gold afirmó que el incidente fue producto del “desacople de una cañería” y que “no hubo contacto con ningún curso de agua ni con canales de desvío, de acuerdo con las investigaciones preliminares”, el Gobierno de la provincia de San Juan pidió el cierre preventivo de la mina.