Irak
Insurgencia sigue golpeando con fuerza

 Por Namir Sobhi
Bagdad, 23 may (EFE).- La insurgencia volvió a golpear con fuerza en Irak, donde asesinó hoy a un asesor del primer ministro iraquí y cometió varios ataques con coches bomba y morteros que dejaron al menos 20 muertos en tres ciudades del país, incluida la capital.

Mientras tanto, las tropas iraquíes y de EEUU han detenido a cerca de 300 presuntos rebeldes durante una operación realizada en Bagdad y la localidad cercana de Abu Ghraib, destinada a detener o acabar con los responsables de los atentados que en las últimas tres semanas costaron la vida a más de 500 personas.

Por otro lado, el mando militar estadounidense informó hoy de la muerte de cinco soldados norteamericanos en diferentes ataques perpetrados por la insurgencia ayer, domingo, en Tikrit y Mosul, a unos 170 y 420 kilómetros al norte de la capital, respectivamente.

El atentado más sangriento registrado hoy fue cometido con un coche bomba que explotó frente a un restaurante de Bagdad y costó la vida de al menos nueve personas, mientras que otras 32 resultaron heridas, dijeron fuentes policiales.

Este ataque ocurrió hacia las 14.00 hora local (10. GMT) en el barrio Al Talbeya, en la zona de Yamila, en el noreste de la capital, cuando un número indeterminado de policías y civiles iraquíes se encontraban en el restaurante, según varios testigos.

Esta explosión se produjo pocas horas después de que la insurgencia asesinara a Wael al-Rubeí, asesor del primer ministro de Irak para la seguridad nacional, quien murió en el acto junto a su chófer, al ser tiroteado el vehículo en el que viajaban en barrio al Mansur.

El atentado contra Al Rubaí fue reivindicado por la llamada “Organización Al Qaeda para la Guerra Santa en Mesopotamia”, liderada por el jordano Abu Musab al Zarqaui y considerada la principal amenaza terrorista en Irak.

También en Bagdad, la policía encontró hoy el cadáver de un periodista iraquí supuestamente asesinado por la insurgencia, informaron fuentes del Ministerio de Interior.

Según esta información, el cuerpo de Ahmed Jaled al Sultan, redactor del semanario independiente Al Qarar (La Decisión), asesinado con un disparo en la cabeza, fue hallado en una calle del barrio Al Yarmuk, en el suroeste de la capital.

En Samarra, a unos 100 kilómetros al norte de Bagdad, la insurgencia disparó varios morteros contra diferentes puntos de la ciudad, lo que causó la muerte de cuatro personas, entre ellas dos policías iraquí, y cuatro más resultaron heridas.

Según fuentes militares norteamericanas, tres soldados estadounidenses fueron heridos en dos ataques con coches bomba perpetrados esta mañana contra una base militar de EEUU en dicha ciudad.

La insurgencia también golpeó en una localidad cercana a Kirkuk, donde al menos cuatro civiles perdieron la vida en un ataque suicida con coche bomba contra el convoy de un responsable kurdo, quien resultó gravemente herido.

La explosión, en el que otras doce personas fueron heridas de diversa consideración, ocurrió esta mañana cuando el vehículo cargado con explosión estalló al paso de la comitiva de Mohamad Al Shakaryi, destacado miembro de la Unión Patriótica del Kurdistán (UPK), que lidera el nuevo presidente iraquí, Yalal Talabani.

Según fuentes kurdas, el atentado tuvo lugar cerca de la sede del consejo municipal de Tuz Jormat, al sur de Kirkuk, situada a unos 250 kilómetros al norte de Bagdad.

La nueva campaña de violencia se produce pocas horas después de que las tropas iraquíes y de EEUU detuvieran a 300 presuntos insurgentes durante una operación militar realizada en las últimas 24 horas en Bagdad y en Abu Ghraib.

Esa campaña, considerada la mayor operación militar conjunta iraquí-norteamericana, comenzó anoche y duró hasta el mediodía de hoy, y durante la misma las tropas confiscaron seis millones de dólares, según fuentes militares.

También aseguraron que Abu Ghraib (30 kilómetros de la capital), donde se encuentra la famosa prisión con el mismo nombre, sirve de base para los insurgentes que atacan con coches bomba en Bagdad y en otras ciudades de Irak.