“ISIS en RD”

21_11_2015 HOY_SABADO_211115_ Opinión10 A

“¡Píndaro! ¿Qué te traes con ese título tan sugerente en estos tiempos tan calientes a nivel mundial?” –pregunta Caquito con mucha inquietud-… A lo que nuestro gran amigo responde de inmediato: “Es, que por los medios de comunicación escritos, televisados, radiales y -lo que es más importante- por las redes suciales –perdón, digo ‘sociales’, sólo se rastrillan esas cuatro letras y se habla de los asesinos en masa que se escudan detrás de ellas… Al verlas ahora, con tanta frecuencia, tengo mi mente en ebullición al sólo pensar que podemos tenerlas (las cuatro letras) en nuestro país… En nuestra población… En nuestro derredor…”.

“No seas extremista –le comenta Caquito-… Esas siglas representan el símbolo de la aniquilación de gran parte de seres humanos por la vivencia que hacen de ella unos locos desalmados y fanáticos –y no de uno de los equipos de pelota del patio-… ¿Cómo es posible –te pregunto, amigo Píndaro, que las puedas asociar a nuestro país?”…

“Es que, al verlas, parecen proyectarme cada una de las situaciones que se dan cada día en nuestro país provocadas, o no, por muchos de nosotros mismos los dominicanos… Es, como si el hecho de presenciar las atrocidades que han sido cometidas internacionalmente por esos bárbaros del Siglo XXI, nos mostraran en un espejo un doloroso contenido de esas únicas cuatro letras…”.

“Y… ¿qué significan, en nuestro patio isleño, esas cuatro desgraciadas letras? –cuestiona Caquito-… A lo que Píndaro no vacila en responder: “ISIS, está en el tuétano de nosotros los dominicanos… porque nos da la gana de hacer lo que no debemos hacer en el tránsito diario… ISIS, para nosotros los que comemos mangú con queso frito, la hemos interiorizado y, lamentablemente, nos domina cada día… ISIS es asimilada por los que andan con saco y corbata y manejan lujosos carros sin remotamente poder hacerlo ni explicarlo a los demás… ISIS nos lleva, equivocadamente, a aceptar como natural el ver ante nuestras narices cómo algunos políticos saquean nuestras riquezas, dañando la imagen de otros servidores públicos que luchan por no ver ensuciada su trayectoria… ISIS, es el irrespeto por la justicia que promueven grupos de toga y birrete que están supuestos a ser celosos guardianes de nuestra dignidad pública pero que, a su antojo, adoptan medidas contradictorias e interesadas… ISIS, es el espanto que provoca en nosotros -los que todavía creemos en la verdad- cómo una parte de nuestra población hace uso de tanta mentira y bajeza, al justificar lo que a todas luces es injustificable… ISIS, para nosotros los que amamos la transparencia, es la nebulosa que provocan los cuestionamientos que están vigentes por comportamientos de enriquecimientos ilícitos en personas de acelerado crecimiento que, a todas luces, no tiene nada de lógico y natural…”.

¡Diantre… Píndaro!… ¡Viniste virao, como el tiburón! –le grita Caquito-… “Nooooo –le responde él de inmediato-… Lo que pasa es que ISIS es un sello cuyo significado para nosotros, los que somos parte de este país subdesarrollado, se traduce en francachelas e irresponsabilidades de todo tipo con nuestras familias… con nuestros amigos… con nuestros compañeros de trabajo… con nosotros mismos… Es más, te lo voy a sintetizar: ISIS en RD, es: ‘Indiferencia Social Interna Sostenida’… Es, el extremo mismo de nuestra irresponsabilidad ante nuestros compromisos de vida… No nos quejemos si, dentro de unos años, estemos vivitos y coleando –físicamente- pero nuestras mentes estén ante un repentino choque: Un deterioro de nuestras instituciones que, a su vez, ha provocado un emergente sistema de vida divorciado de armonía y sana convivencia… Ese significado, que hemos atribuido a ISIS en RD de Indiferencia Social Interna Sostenida’, deberá entonces crear en nosotros una obligación por nuevas aptitudes, para entonces permitirnos un cambio de actitud hacia nuestras propias vidas”.