Islamistas rechazan rectificación Newskeek

http://hoy.com.do/image/article/52/460x390/0/62E7CA85-8658-4C5A-8788-4126ED6225AE.jpeg

ISLAMABAD (AFP).- La retractación de Newsweek de su “humillante” artículo sobre la profanación del Corán por soldados norteamericanos en Guantánamo (Cuba) “no pone fin a la cólera”, advirtieron el martes los islamistas paquistaníes, instando a una jornada “mundial” de manifestaciones el 27 de mayo.

“Los que prepararon y publicaron este artículo en Newsweek deben ser denunciados públicamente y castigados”, afirmó a la AFP Liaqat Baloch, secretario general adjunto de la coalición Muttahida Majlis-e-Amal (MMA), principal fuerza de la oposición parlamentaria en Pakistán.

“Este asunto no sólo afectó a la supuesta credibilidad del semanario norteamericano, sino que este artículo extremadamente humillante actualiza los sentimientos íntimos de los responsables políticos estadounidenses hacia el Islam y la comunidad musulmana”, prosiguió el responsable islamista.

Este asunto es “una conspiración que pretende aumentar el abismo entre el Islam y el cristianismo tras los atentados del 11 de septiembre de 2001 en Estados Unidos”, según Baloch, quien añadió que “se trata de un nuevo intento de los judíos de relanzar la lucha entre musulmanes y cristianos”.

El MMA, coalición de seis partidos islamistas entre ellos algunos próximos al antiguo régimen fundamentalista de los talibanes en Afganistán, instó a una jornada “mundial” de manifestaciones el viernes 27 de mayo para condenar la presunta profanación del Corán en la base norteamericana de Guantánamo.

“Las retractaciones (de Newsweek) no ponen fin a la cólera y las protestas serán organizadas como está previsto”, subrayó.

En un artículo de la edición del 9 de mayo, el semanario Newsweek publicó informaciones sin fuente identificada en las que afirmaba que soldados norteamericanos habían lanzado ejemplares del libro santo musulmán a los lavabos.

Bajo la presión del gobierno norteamericano, Newsweek se retractó de su artículo, que generó una serie de violentas protestas, especialmente en Afganistán, donde los enfrentamientos entre manifestantes y las fuerzas del orden dejaron al menos 14 muertos y unos 120 heridos.

El martes, la televisión paquistaní AVT Khyber TV difundió el testimonio de un ex prisionero afgano de Guantánamo que afirmaba que “las injurias contra el Corán eran la rutina” en el centro de detención estadounidense.

“Tiraban un Corán al suelo, lo pisoteaban y se jactaban delante del prisionero que era interrogado de que nadie podía impedirles hacer eso”, confesó el ex detenido, cuyo testimonio no pudo ser verificado.

Por su parte, el muftí de Arabia Saudita, el jeque Abdelaziz Al-Cheikh, urgió el martes a Washington para que investigara las informaciones sobre las presuntas profanaciones del Corán.

“Denunciamos este acto innoble dirigido contra (el libro) más santo de los musulmanes”, declaró el gran muftí, que preside el Consejo de los grandes ulemas de Arabia, la mayor autoridad religiosa en el reino, en un comunicado publicado por la agencia oficial Spa.