Israel espera ataque de Hamas

JERUSALÉN (EFE).- Las autoridades israelíes han reforzado las medidas de seguridad no sólo en los lugares públicos, sino en el entorno de los altos cargos políticos, ante el temor de un atentado del HAMAS tras el asesinato el lunes de su líder espiritual, el jeque Ahmed Yasin, sustituido ayer en Gaza por Abdelasis Rantisi.

Yasin, líder y fundador del Movimiento de la Resistencia Islámica (HAMAS), fue asesinado por Israel en un ataque aéreo en la ciudad de Gaza, lo que hace temer posibles ataques palestinos tanto en Israel, como contra objetivos judíos y estadounidenses en el extranjero.

Ese temor ha aumentado después de que el grupo armado haya amenazado con un ataque de “calidad”, lo que en Israel se interpreta como un asesinato de un alto cargo político o militar israelí.

Por lo pronto, el presidente del Parlamento israelí (Kneset), Reuven Rivlin, reveló hoy que se ha reforzado la seguridad en torno a siete diputados debido a posibles ataques palestinos tras el asesinato de Yasín.

Entre los diputados que cuentan con un estrecho dispositivo de seguridad están el jefe de la Comisión Parlamentaria de Asuntos Exteriores y Defensa, Yuval Steinitz, el ex ministro de Defensa laborista Benjamín Ben Eliezer, y dos diputados árabes-israelíes.

Los servicios secretos israelíes (Shin Bet) ya proveían seguridad al presidente del Parlamento Rivlin y al líder de la oposición, el laborista Shimon Peres.

Entretanto, las fuerzas de seguridad continúan en estado de máxima alerta, y los territorios palestinos siguen completamente cerrados, por lo que miles de palestinos que se ganan la vida trabajando en Israel no pueden acceder a este territorio desde ayer.

Se espera además, que estas medidas continúen hasta el final de la Pascua judía, el próximo mes de abril y que coincide con la Semana Santa cristiana.

Por su parte, el ministro israelí de Defensa, Shaul Mofaz, aseguró hoy que tras la eliminación de Yasín, Israel seguirá atacando a los dirigentes de HAMAS y aclaró que cualquier miembro del grupo es un posible blanco israelí.

Y el jefe de las Fuerzas Armadas de Israel, Moshé Yaalón, decía horas antes que el presidente palestino, Yaser Arafat, y el líder de Hizbolá, Hasán Nasrala, “han entendido que son los siguientes de la lista”, tras el asesinato de Yasín.

Por su parte, uno de los dirigentes del movimiento HAMAS, Ismail Hania, ha anunciado hoy martes en el estadio de al-Yarmuk de Gaza, que Abdelasis Rantisi ha sido designado el sucesor del jeque Ahmed Yasin, entre cientos de hombres armados en un clima de máxima tensión, ni siquiera vividos en el funeral del líder asesinado.

Rantisi, que se convirtió en dirigente prominente cuando Israel le expulsó con otros más de 400 militantes islámicos de Líbano en 1982, es considerado hombre de la “línea dura” de HAMAS y era hasta ahora el portavoz del grupo en Gaza.

Cientos de milicianos de diferentes facciones, armados y en estado de gran crispación llegaron hasta el estadio de Gaza para expresar la solidaridad con HAMAS.

Antes de llegar al estadio, los militantes de la Yihad Islámica, de las Brigadas de los Mártires de al-Aksa y del HAMAS han recorrido el centro de la ciudad en dirección al estadio.

Los hombres portaban las banderas de sus respectivos grupos e iban armados con fusiles, armas ligeras y lanzadores de morteros Kassam, clamando venganza contra Israel y coreando “la resistencia continuará”.

Los habitantes de Gaza se han echado también a la calle y el ambiente en la ciudad era de gran tensión.