Izquierda apoya a Royal

París (EFE).- Los candidatos franceses de izquierda derrotados en la primera ronda de las elecciones presidenciales declararon ya ayer su apoyo a la socialista Ségolène Royal con vistas a la segunda vuelta, mientras que los de derecha se han mostrado más cautos y prefieren esperar a la posición que exprese Nicolas Sarkozy.

Sarkozy, con el treinta por ciento de los votos, y Royal, con el veinticinco, se jugarán la Presidencia francesa el 6 de mayo, tras imponerse claramente en la primera vuelta de las elecciones, a las que concurrían doce aspirantes.

Definidos ya los nombres de los dos candidatos que competirán por la Jefatura del Estado, los aspirantes relegados no tardaron en exponer su punto de vista sobre la segunda vuelta y algunos tomaron ya posición.

Media docena de aspirantes a la izquierda de Royal, entre comunistas, ecologistas, trostkistas y anti-globalización, dejaron claro que respaldarán a la representante socialista.

Entre todos ellos suman aproximadamente un once por ciento, l que se añade al veinticinco por ciento obtenido por Royal.

El mejor situado de todos ellos, Olivier Besancenot, con algo más del cuatro por ciento, no pidió explícitamente el voto para la socialista, pero esta misma noche hizo un llamamiento a “derrotar a la derecha en las urnas” el 6 de mayo.

Fue la misma fórmula empleada por el dirigente anti-globalización José Bové, mientras que otros candidatos sí apuntaron de manera expresa el nombre de Royal como su sugerencia de voto para la segunda vuelta.

Es el caso de la comunista Marie-George Buffet, la ecologista Dominique Voynet y la trostkista Arlette Laguiller.

En el otro bando ideológico, que suma un quince por ciento de votos, hubo menos concreción, empezando por el candidato de ultraderecha Jean-Marie Le Pen, que con algo más del once por ciento de los votos ha perdido apoyo en beneficio de Sarkozy, que ha desarrollado un discurso marcadamente derechista.

Le Pen dijo que anunciará el 1 de mayo sí recomienda el voto a uno de los candidatos, mientras que su hija Marine, que es dirigente del Frente Nacional, subrayó que sus votos “no se venden”, una manera de ganar tiempo mientras llega un eventual mensaje de Sarkozy.

El representante de la derecha soberanista Philippe de Villier, con casi 2,5 por ciento, afirmó hoy que “no soy propietario de mis votos”, por lo que evitó dar indicaciones a sus seguidores, que ideológicamente están cercanos a los de Sarkozy.

Es el caso también de los votantes del partido que defiende la caza, la pesca, la naturaleza y las tradiciones (CPNT), cuyo candidato, Frédéric Nihous, aseguró que esperará unos días antes de dar alguna indicación de voto, para dar tiempo a Sarkozy y Royal de explicar si hacen suyas las propuestas en favor del ámbito rural.

Al margen de todos estos partidos queda la centrista UDF de François Bayrou, que con el dieciocho por ciento de los sufragios y unos siete millones de votantes se han convertido en la fuerza clave.

Bayrou eludió hoy pronunciarse sobre el sentido de su voto el 6 de mayo, porque probablemente en los próximos días será cortejado por los dos candidatos, necesitados de sus votos para alcanzar el Palacio del Elíseo. EFE