Izquierda reabre discusión sobre la monarquía

m4

BARCELONA. AFP. La llegada de la izquierda radical a numerosos ayuntamientos españoles reabrió el debate sobre la monarquía justo cuando Felipe VI había empezado a enderezar el rumbo de la institución, cuestionada en los últimos años de su padre Juan Carlos.

El caso más polémico es el de Barcelona, donde la nueva alcaldesa Ada Colau decidió retirar un busto del rey Juan Carlos que llevaba casi 40 años presidiendo el salón de plenos del ayuntamiento de la segunda ciudad más poblada de España.

El ayuntamiento, gobernado por una plataforma ciudadana de izquierda alternativa en la que participan los antiliberales de Podemos, argumentó que se trataba de una “anomalía” ya que el padre del rey abdicó en junio de 2014. “Ya no es jefe de Estado”, afirmó el teniente de alcalde, Gerardo Pisarello, para quien “la monarquía es una institución constitucional pero también comporta cierta anomalía democrática pues es una institución no electiva e históricamente, también en España, estuvo vinculada a privilegios y opacidades impropias del siglo XXI”, afirmó.

En Zaragoza, la quinta ciudad española, el gobierno municipal liderado por Podemos intentó cambiar el nombre del pabellón municipal, bautizado Felipe VI, para dedicarlo a un popular exentrenador del equipo local de baloncesto, aunque la oposición bloqueó la medida. El alcalde de Cádiz, también de Podemos, sustituyó un retrato de Juan Carlos de su despacho.