Izquierdistas califican de golpe de Estado dimisión de Evo Morales

12_11_2019 HOY_MARTES_121119_ El País12 B

Como un golpe de Estado que se había planificado desde hace mucho tiempo calificó Rafael Chaljub Mejía la dimisión forzada del presidente boliviano Evo Morales, por lo que condenó la acción al entender que la crisis política derivada de los resultados de las elecciones presidenciales debió solucionarse con los mecanismos democráticos.
El pasado 23 de octubre se realizaron elecciones presidenciales en Bolivia, cuyos resultados, emitidos por el Tribunal Supremo Electoral, daban como ganador a Morales, con un 46.6%, y su contrincante, Carlos Mesa, obtuvo el 36% de los votos, por lo que se descartaba una segunda vuelta.
Sin embargo, las denuncias de fraude provocaron una crisis política, que se recrudeció el domingo al publicarse un informe de la OEA en el que se resaltan las irregularidades que se habrían cometido en el conteo de los votos.
Chaljub Mejía planteó en ese contexto que los conspiradores locales y extranjeros “creyeron que ahora estaban dadas las condiciones, y para eso mandaron a la OEA, un instrumento desacreditado, y ahí tenemos derrocado a un gobierno con sensibilidad social que luchó contra la corrupción, con una imagen moral intachable, sacó mucha gente de la pobreza, levantó la moral de esa raza indígena de la que Evo procede”.
Si lo que se quería era defender la democracia por qué no esperaron las nuevas elecciones que el presidente Morales estaba convocando, afirmó el vocero del Congreso Cívico.
En cuanto al supuesto fraude electoral, Chaljub Mejía expresó que los argumentos de la OEA son discutibles, pero lo que no se puede admitir es un golpe de Estado, ni el terrorismo, ni la incursión de las bandas violentas en los domicilios de Morales y de sus seguidores.
Isa Conde critica a conspiradores. El dirigente izquierdista Narciso Isa Conde consideró que, para entender la salida del poder de Morales, hay que poner en contexto un fenómeno político que se cierne sobre América Latina.
“Hay un proceso contradictorio, por un lado en muchos países se está derrotando ese ultraneoliberalismo radical de corte mafioso, neofacista en muchos casos, como el de Argentina, Brasil, Honduras o Haití, y por otro lado Estados Unidos ha logrado imponer un nuevo tipo de golpe, que se inscribe dentro de lo que ellos llaman la guerra de quinta generación”.
“Ahora hay que defender la vida de Evo Morales, hay que condenar y enfrentar la mafia neofacista que intenta entronizarse con el auspicio de Donald Trump, Pompeo, de Carlos Mesa, la CIA y todos los que planificaron esa variante de golpe de Estado”.
Isa Conde también lleva su análisis hacia lo que denomina el reeleccionismo forzado, con procesos de desgaste, y sin profundizar las transformaciones sociopolíticas y que luego permiten “las conspiraciones sediciosas que auspicia Estados Unidos”.
“Yo creo mucho más en las direcciones colectivas, en las alternancias”, destacó Isa Conde al destacar, sin embargo, que en América Latina no es posible una consolidación de cambios reales sin cambiar el carácter capitalista de corte neoliberal.
PLD rechaza golpe. El Partido de la Liberación Dominicana condenó las acciones violentas que conllevaron a la renuncia de Morales, porque se trató de un golpe de Estado.
“Lamentamos que hechos como estos, que rememoran etapas, que se entendían superadas, resurjan en pleno siglo XXI, tiempo en que se supone el respeto a la institucionalidad y al traspaso de mando por la vía democrática”, expuso Julio César Valentín, miembro del Comité Político del PLD y coordinador de la Secretaría de Asuntos Internacionales.
Evo en el poder
Evo Morales, un indígena cocalero de origen humilde, alcanzó la presidencia el 18 de diciembre de 2005. En 2008 se reformó la Constitución para tener acceso a un segundo período constitucional y nunca más. Morales logró posteriormente que no se le contabilizara el primer período, por lo que se reeligió en un tercer mandato. En 2016 perdió un referendo con el que intentaba anular las restricciones que le imponía la Constitución, pero en 2017 el Tribunal Constitucional Plurinacional emitió un fallo para que buscara la reelección indefinida.