James Franco es el antagonista de El hombre araña III

LOS ANGELES.- Durante las dos primeras películas de El hombre araña James Franco observaba con atención cómo Tobey Maguire se metía en las secuencias de acción que se requerían para el papel y se preguntaba qué se sentiría estar suspendido de esos cables, colgando de arneses día tras día mientras el director Sam Raimi y su equipo de producción filmaban las secciones cruciales de las cintas. Ahora lo sabe.

En El Hombre Araña 3, el personaje de Franco, Harry Osborn, se convierte en un súper villano, una nueva versión del Goblin, el alter ego de su desaparecido padre (quien fue interpretado de manera inolvidable por Willem Dafoe en la primera película).

Es justo decir que Harry tiene problemas con Parker, su antes mejor amigo. “Sí, claro que sí”, reconoce Franco con una sonrisa. “Grandes problemas. Para empezar, hace responsable a Peter de la muerte de su padre”.

Y al igual que él Goblin, quiere arreglar las cuentas. El surgimiento de Osborn como el Goblin significaba, desde luego, que el hombre que lo interpretara tendría mucha más acción esta vez. Una memorable secuencia en El hombre araña 3 es cuando el Goblin salta inadvertidamente encima de Peter Parker y los dos luchan de forma espectacular entre los rascacielos de Nueva York. De acuerdo con el coordinador de dobles, Scott Rogers, ésta fue la secuencia de acción más complicada y más lograda de las tres películas.

“Esa secuencia sola fue quizá tan difícil de hacer como la película de El hombre araña 2 completa”, dice Rogers. “Nadie toca el piso jamás; siempre están volando y nada detiene los movimientos. Es una secuencia impresionante”.