Jamón glaseado: su elaboración paso por paso

Faltan pocos días para que entre diciembre y con él, le demos formalmente  la bienvenida a la Navidad. Desde ya, se está pensando en que se va a preparar para la celebración de Nochebuena y posteriormente, la cena de Año Nuevo.

Para los que prefieran algo distinto al tradicional puerco asado o pollo asado, o simplemente, un plato más para disfrutar la fiesta, está el jamón glaseado.  Esta deliciosa receta siempre triunfa como comida festiva, tanto por su sabor como por su presentación. Pero ¿sabe usted cómo prepararlo y cuál es el tipo de jamón que debe usar?

A continuación ¡Vivir! le da las pautas para su preparación  y para que  disfruten  usted y  todos sus comensales de esta delicia navideña.

Jamón

El jamón que debe elegir es un jamón York o Virginia. Que se caracterizan por su sabor dulce. También lo puede sustituir por uno tipo bolo o redondo.

Los ingredientes. Utilice un bloque de jamón cocido de tres libras aproximadamente,  (o depende del número de invitados que haya), 200 gramos de ciruelas, 100 gramos de azúcar, una lata pequeña de piña (o media piña),  3 naranjas, 50 gramos de mantequilla  (una barra) y una copita de brandy (u otro licor dulce).

Preparación

Precaliente el horno a 200 grados.  Con un cuchillo, haga  cortes diagonales de un centímetro de grosor en la superficie del jamón, formando una especie de enrejado.

Ponga el jamón en un bol resistente al horno.

Rellene los canales del jamón con el azúcar.

Remoje las ciruelas en el brandy, escurre la piña pero reserva el jugo y corte las rodajas de la piña por la mitad.

Luego, colóquelas  alrededor del jamón y cuando las ciruelas se hayan ablandado, póngalas también sobre la piña.

Exprima las naranjas y añada el zumo al jugo de la piña que  había reservado previamente, mézclelo y vierta sobre las frutas.

Hornée  durante una hora a 180º. De vez en cuando  riegue  el jamón con el jugo,  hasta caramelizar.

Consejo 

Si desea le puede introducir clavo dulce o canela molida, para agregar más sabor.

La degustación

Es un plato delicioso que se puede comer frío o caliente. El contraste de sabores lo hace un  verdadero goce al paladar. 

Conserva.  Este plato se puede conservar perfectamente en el refrigerador. Envuelválo en papel encerado o guarde en un envase tapado.