Janet Camilo: “Yo amo, vivo y ejerzo el Derecho”

http://hoy.com.do/image/article/53/460x390/0/9017F6B7-4555-4B26-9F0B-B86E0B030A1D.jpeg

POR YOANY CRUZ
Es una mujer firme en la toma de decisiones, espontánea y natural con una visión de ayuda extraordinaria y más especial aún cuando esa ayuda va dirigida hacia las mujeres y la niñez desvalida.  Y es que desde temprana edad, Janet Camilo ha participado en grupos de ayuda a la comunidad a través de organizaciones religiosas y educativas, motivada por un espíritu de solidaridad inculcado por su abuela Antonia Ramona Camilo y su bisabuela Domitila Díaz, quienes se encargaron de su crianza desde los tres meses.

Recuerda con gran satisfacción los años vividos al lado de esas dos mujeres con quienes compartió su niñez y adolescencia y confiesa llena de regocijo que “a pesar de que no crecí junto a mis padres, nunca extrañé la figura paterna ni materna, pues mis abuelas llenaron todo el espacio de mi vida”.

“Aunque me criaron un poquito ñona, siempre me inculcaron una visión de solidaridad y espiritualidad”.

Confiesa que de la experiencia materna al lado de su abuela y bisabuela conserva toda su formación, el amor y la paciencia que esas dos personas le brindaron en su niñez y en una etapa tan compleja como la adolescencia.

DERECHOS HUMANOS Y DE GÉNERO

Aunque inició sus estudios universitarios en la carrera de Arquitectura, pronto se dio cuenta de su vocación por el Derecho, profesión a través de la cual ha podido visualizar mejor los componentes sociales y lo que son los derechos humanos y la defensa de la mujer.

Su papel como abogada lo ha desempeñado a través de varias instituciones nacionales e internacionales, realizando trabajos legislativos y judiciales como la modificación del Código Penal Dominicano y el Código Civil.

“Yo amo, vivo y ejerzo el Derecho, mi fuerte es el área penal y la defensa de los derechos humanos, pues yo he defendido muchas mujeres a nivel nacional, las cuales carecen de recursos para contar con la ayuda de un profesional del Derecho”.

Recordó algunos casos en los que ella ha logrado que se haga justicia en favor de mujeres que han sufrido de violencia intrafamiliar. Su caso más reciente es el de una joven de 15 años, de San Cristóbal, que murió de un balazo en el ojo izquierdo.

Manifiesta que su pasión por la política viene de muy joven, pues siempre fue muy activa desde sus años de colegio y a la edad de 14 años comenzó a hacer política a través de grupos de izquierda.

Sin embargo, no es hasta 1991 cuando verdaderamente ingresa al escenario político por sugerencias de Nathalí Suberví, hija del dirigente perredeísta Fello Suberví, quien observó en ella condiciones para desarrollarse en la política y le organizó un almuerzo con el extinto líder José Francisco Peña Gómez “Ese encuentro me hizo decidirme por la política”.

En 1995 ingresó a la Federación Dominicana de Mujeres Social Demócratas (Fedomusde), donde organizó un movimiento de mujeres jóvenes y constituyó la Fedomusde Juvenil, organismo que preside desde ese momento.

A través de esa organización juvenil, Janet Camilo ha podido desarrollar una ardua labor en favor de las mujeres de su partido y ha descubierto a la vez sus aspiraciones para presidir la Fedomusde, organismo para el que está creando una serie de proyectos de integración.

Aunque entiende que es muy difícil para una mujer incursionar de lleno en la política en el país, ya que la mujer tiene muchos papeles en la sociedad, como son la responsabilidad de la familia, de los hijos, la relación amorosa y otras típicas funciones que se le atribuyen a la mujer.

“La mujer que hace política y quiere construir una plataforma debe dedicarle bastante tiempo y esto significa un sacrificio para los hijos y la pareja”.

Considera que la mujer debe ser una militante activa y consciente de que a pesar de son menos en la toma del poder, son más en la militancia y se debe trabajar en conjunto para lograr sus metas y alcanzar una cuota que las represente.

Entiende que a la mujer dominicana para hacer vida política le falta la socialización, igualdad de género, liderazgo y un cambio en la mentalidad de los hombres.

PERFIL

Janet Altagracia Camilo Hernández nació el 29 de octubre de 1971, en la ciudad de Salcedo, donde realizó sus estudios primarios y secundarios en el colegio Nuestra Señora del Sagrado Corazón de Jesús.

Sus padres son Antonio Manuel Camilo Camilo, ingeniero agrónomo e Idalia Lorenza Hernández.

Es madre de dos niños: Dominique Dolores y Diego Armando Domínguez Camilo.

Forma parte de una numerosa familia de once hermanos.

ESTUDIOS SUPERIORES

En 1996 se graduó de licenciada en Derecho en la Universidad Pedro Henríquez Ureña (UNPHU). Ha realizado cursos de capacitación política en países como Israel, España, Francia y Costa Rica.

EXPERIENCIA LABORAL

Hace nueve años que se inició en la carrera de Derecho y desde entonces ha participado en la defensa de varios casos de violencia a mujeres y otros asuntos judiciales.

Actualmente es abogada y asesora legal de PROFAMILIA. En la administración pública se ha desempeñado como directora de Empresas y Servicios de la Secretaría de Turismo, subdirectora del Gabinete Social, encargada del Departamento de Correspondencia del Ayuntamiento del Distrito Nacional, encargada de Programa Solidario Juventud Estudiantil del Ayuntamiento del Distrito Nacional.

Fue coordinadora de la comisión técnica para la revisión del Código Civil Dominicano y miembro de la Comisión Técnica Coalición por un Código Penal Moderno y Consensuado.

CORAZON ABIERTO

Comida favorita: sancocho
Una bebida: el whisky
Una fruta: la piña
Aroma: canela
Música preferida: música bohemia
Artistas preferidos: José José y Alberto Cortés
Pasatiempo: la lectura
Tipo de lectura que prefiere: novela
Una virtud: la perseverancia
Un defecto: la franqueza
Un refugio: su habitación
Hora del día que prefiere y porqué: “Las siete de la mañana, porque es mi hora de analizar todas mis actividades”
Día de la semana: lunes, porque inicia la semana
A quien admira: Milagros Ortiz Bosch y Margaret Thatcher.
Le preocupa: El auge de la violencia
Se autodefine: como una mujer que tiene claras sus ideas y que es perseverante.