Japón intensifica la vigilancia sobre Corea del Norte tras lanzamiento de misiles

Japón intensifica la vigilancia sobre Corea del Norte tras lanzamiento de misiles

Japón está intensificando la vigilancia sobre Corea del Norte, dijo este martes el primer ministro Yoshihide Suga, horas después del lanzamiento de un misil de corto alcance que cayó en aguas del Marzo de Japón, conocido como de Marzo del Este en Corea.   

El ejército surcoreano confirmó el lanzamiento a las 06-40 hora local (21-40 GMT del lunes) de lo que calificó como un misil de corto alcance disparado desde la provincia de Chagang, en el interior del país, sin dar más detalles mientras analiza el suceso en colaboración con Estados Unidos y Japón.   

Según Tokio podría haberse tratado de un misil balístico, lo que violaría las resoluciones del Consejo de Seguridad de Naciones Unidas (ONU) impuestas al régimen de Pionyang, al que prohíbe realizar test de este tipo, y al que ha impuesto repetidas sanciones por sus programas de misiles y nucleares.   

El lanzamiento de hoy llega poco después de que el régimen probara dos misiles balísticos de corto alcance el pasado día 15 y un misil de crucero días antes, en un reciente auge de sus tests.   

Suga ordenó hoy al personal pertinente que garantice la seguridad del tráfico marítimo y aéreo y se prepare para cualquier eventualidad.   “Estamos intensificando la vigilancia y analizando la situación”, dijo el mandatario japonés en declaraciones a los periodistas a su llegada al Kantei, la oficina oficial del primer ministro japonés, recogidas por la cadena pública NHK.   

Japón vigila este tipo de pruebas norcoreanas por considerarlas una amenaza para su seguridad, dada la proximidad a su territorio.   

Poco después de la prueba armamentística de hoy, el embajador norcoreano en Naciones Unidas, Kim Song, defendió en un discurso en la Asamblea General de la ONU el derecho de Pionyang a desarrollar y probar armamento avanzado para salvaguardar su seguridad ante la “amenaza” constante que suponen Corea de Sur y Estados Unidos.   

“El posible estallido de una nueva guerra en la península de Corea se ha frenado no por la gracia de EE.UU. Es porque nuestro Estado está desarrollando fuerzas disuasorias fiables que pueden controlar a las fuerzas hostiles en sus intentos de invasión militar”, argumentó el diplomático en su comparecencia. 

Publicaciones Relacionadas