Japón se disculpa ante emigrantes vinieron a Dominicana

TOKIO (AP).- El primer ministro Junichiro Koizumi pidió perdón ayer a los japoneses que emigraron a la República Dominicana en los años 50 atraídos por promesas de tierras que resultaron ser improductivas, y prometió compensarlos. Unos 1.300 japoneses emigraron al país caribeño a fines de la década de 1950, bajo un programa del gobierno japonés de otorgarle tierras y medios de subsistencia a los soldados que regresaban de la Segunda Guerra Mundial, debido a la escasez de trabajo y vivienda en el país.

“Ofrecemos disculpas sinceras por el enorme sufrimiento causado debido a la respuesta del gobierno en ese entonces’’, dijo Koizumi en un comunicado leído a reporteros en Tokio por el secretario de Gobierno, Shinzo Abe.

“Decidimos que era necesario resolver esto lo más pronto posible, debido al hecho de que muchos de los emigrantes son de edad avanzada’’, dice la declaración.

El gobierno japonés había arrendado tierras agrícolas en República Dominicana bajo un acuerdo especial para que los emigrantes pudieran asentarse sin costo alguno, relató Shoichi Kanno, uno de los abogados de los demandantes.

En el 2000, 177 de los emigrantes exigieron compensación a Tokio, afirmando que la tierra que se les dio era improductiva y que no se le dieron los documentos correctos.

Un grupo de activistas ha denunciado que el gobierno había promocionado a la República Dominicana sin haber hecho una buena investigación.

Koizumi se reunió con representantes de los demandantes y les expresó su agradecimiento por “haber soportado tantos inconvenientes’’, según la agencia noticiosa Kyodo.

Los demandantes dijeron que aceptaban la compensación y que retirarían su querella.

“Aceptamos la expresión de contrición del gobierno, y con satisfacción cumplimos nuestro 50o. aniversario como emigrantes’’, dijo uno de ellos, Toru Takegama, en conferencia de prensa.

Agregó, sin embargo, que “las disculpas no eliminan instantáneamente nuestra desconfianza hacia el Ministerio de Relaciones Exteriores’’.  El gobierno japonés pagará 2 millones de yen (17.000 dólares) a cada demandante que aún vive en República Dominicana, 1,3 millones de yen (11.000 dólares) a los que regresaron a Japón, y 1,2 millones de yen (10.000 dólares) a los que no participaron de la demanda.