JCE no puede controlar falsificaciones de actas

La Junta Central Electoral dio ayer la voz de alarma ante la proliferación de documentos falsos que salen de  Oficialías, con el propósito de suplantar la identidad de nacionales y extranjeros. El doctor Roberto Rosario, presidente de la Cámara Administrativa, dijo que ese tipo de falsificación no puede hacerse sin la complicidad de empleados de las Oficialías. Se refirió, alarmado, al caso de la Oficialía de Comendador, en Elías Piña, donde fueron encontrados 74 registros fraudulentos. Casos similares se investigan en varios lugares.

Impotente ante la proliferación de documentos  de identidad falsos que se expiden en oficialías y juntas de todo el país, la Junta Central Electoral (JCE) solicitó ayer el auxilio  del Ministerio Público para que la ayude a descubrir  y encausar a los empleados o funcionarios vinculados con esas irregularidades.

El detonante de la situación  que tiene preocupada a la JCE, fue descubrir que  sólo en un libro de registro de la Oficialía del municipio de Comendador, provincia Elías Piña, hay asentados 74 registros de manera fraudulenta.

Los casos fueron detectados por el personal de los departamentos de Inspectoría y de Seguridad de la JCE, mientras investigaban un expediente que  fue remitido a la Cámara Administrativa por la Dirección Nacional de Control de Drogas (DNCD), sobre una persona detenida que posee dos documentos distintos de identidad.

Investigaciones similares se  hacen  en las oficialías de Yamasá, San Pedro de Macorís y Guerra, informó el presidente de la instancia administrativa de la JCE,  Roberto Rosario, en una rueda de prensa que ofreció junto al fiscal del Distrito Nacional,  Alejandro Moscoso Segarra.

Caso Yamasá

Rosario informó que ayer se apresó a una persona  que admitió haber obtenido en la oficialía de Yamasá un acta de nacimiento tras pagar la suma de RD$8,500, documento que a su vez él vendió siete veces.

Dijo que además se investiga la denuncia hecha en el periódico HOY por el periodista Freddy de León Bello, sobre la supuesta “tachadura” del nombre de su hija del libro de registro.

“Para que una persona desde afuera pueda obtener un documento falso,  necesita el apoyo de personas  dentro de la institución, y nosotros estamos más interesados en descubrir quienes desde adentro se prestan a cometer ese tipo de irregularidades que tanto daño le están haciendo al país y a la imagen institucional de la JCE, para que paguen por su culpa”, señaló Rosario.

Manifestó que  muchas personas encontradas culpables del delito de falsedad de documentos no han podido ser juzgadas debido a que se ha hecho   un incorrecto procedimiento judicial, “y al  Ministerio Público no poder sustentar el caso, no hay sanción para quienes cometen el dolo”.

En una reunión previa a la rueda de prensa la Cámara Administrativa solicitó al fiscal Moscoso Segarra, su colaboración y ayuda en el comienzo de la investigación de más de 50 expedientes de documentación adulterada.

Participaron en la misma los directores de Inspectoría, Juan Bautista Sánchez, y de Seguridad Víctor Lantigua.

Habla el fiscal

El fiscal Alejandro Moscoso Segarra denunció que en manos del Ministerio Público se investigan muchos casos de  narcotraficantes, deportados y extranjeros que vienen a la República Dominicana huyendo de la justicia de  otros países “y vienen aquí en busca de cambiar su identidad para evitar ser alcanzados por el brazo de la justicia”.

Refirió que en la actualidad la Fiscalía, conjuntamente con la INTERPOL, investigan a un italiano que es buscado por la justicia de su país, y fue detectado  haciendo gestiones para cambiar su identidad en este país.

“Como la suplantación de identidad es un caso de interés  público, a partir del próximo lunes la Fiscalía del Distrito Nacional trabajará de manera directa con los departamentos de Inspectoría y Seguridad de la JCE, de manera especial en las investigaciones en las que existan indicios que puedan comprometer la responsabilidad de personal de la JCE”, dijo.