Jean Alain, una mujer que muera ya es demasiado

MARIEN ARISTY CAPITÁN

Mientras la ciudadanía lamenta y reclama ante el fracaso de las autoridades en la lucha contra la violencia de género y los feminicidios, la Procuraduría General de la República responde a las críticas de la forma más cínica: enviando una nota de prensa para resaltar que las cifras de los feminicidios han sido las más bajas de los últimos 14 años: hasta el domingo pasado habían muerto 62 mujeres a manos de sus parejas o exparejas.
Tal vez la respuesta es del procurador Jean Alain Rodríguez o de otro genio pero lo cierto es que deberían recordar que mientras muera una mujer no hay nada que celebrar: en el 2019 ya son 64 las mujeres que han muerto por el desamor, los celos o como llamemos a ese arrebato machista que no hay ninguna manera de justificar.
Aunque las autoridades no son responsables de todos los casos aún tienen que evitar que no se repitan homicidios como los de Anibel González Ureña y Juana Domínguez, quienes fueron asesinadas por sus exmaridos después que los liberaran gracias a un arreglo firmado con la directora de la Unidad de Violencia de Género de San Pedro de Macorís, Margarita Hernández Morales.
Pero la Procuraduría debe reparar en otro detalle importante: de 64 mujeres muertas hasta ayer (el lunes asesinaron a Gladys Alvarado y el martes a María Luisa Báez), “solo denunciaron ocho”, lo que indica que debe trabajarse en crear conciencia en torno a la importancia de denunciar. Por otro lado, las autoridades tienen que recordar que le fallaron a esas ocho mujeres que no supieron proteger. Jean Alain, que ayer decidió callar cuando se le preguntó sobre el tema, debe recordar que cada mujer cuenta.