Jefe de  DNCD y fiscal del Distrito participan en operativos

El jefe de la Dirección Nacional de Control de Drogas (DNCD), mayor general Gilberto Delgado Valdez, y el fiscal del Distrito Nacional, Alejandro Moscoso Segarra, se unieron ayer en la  ejecución y  legalización de  diversos operativos antinarcóticos en barrios de la zona norte, en los que decomisaron cocaína, marihuana y crack.

 Las intervenciones, en las que tuvieron participación diferentes medios de comunicación, se realizaron en Villa Juana, Villa Consuelo, Villa Francisca y San Carlos.

Recorrido

El primer lugar al que llegaron las autoridades fue la calle Américo Lugo casi esquina Seibo de Villa Juana, donde decomisaron 43.01 gramos de marihuana y una balanza. La droga fue encontrada en un árbol ubicado en la parte trasera de una vivienda. Allí fue detenido Sandy Taveras (Morenito).

Posteriormente el operativo se trasladó a la Calle Vigil Díaz casi esquina Paraguay, donde se encontraron 80 porciones de crack (piedra), 60 gramos de cocaína, una balanza y cerca de ocho mil pesos en efectivo. Las sustancias estaban  dentro de una caja de madera ubicada en el interior de un gavetero.

Las diferentes drogas estaban divididas y clasificadas con sus nombres en pequeños papeles de madera. En este lugar fue apresado Edwin Omar de Jesús (El Vivi), de quien agentes que participaron en la acción dijeron que tenía alrededor de 10 fichas por posesión de drogas narcóticas.

Tras concluir en ese lugar el operativo se trasladó a la calle Josefa Brea en  Villa Francisca, donde se encontraron 11 porciones de marihuana, dos copias de cédula y RD$150 en efectivo.

Allí fue apresado Darling Domínguez y otro joven solo identificado como Odalis.

Ambos  estaban en compañía de dos niños que fueron entregados a un familiar.

Luego el operativo llegó a Villa Consuelo, en un apartamento ubicado en la calle Valdez Cordero esquina 7 donde no hubo ningún hallazgo.

Adictos a heroína

El recorrido concluyó en la calle Álvaro Garabito de San Carlos, donde los agentes encontraron ocho repatriados  inyectándose heroína  con dos jeringas que compartían  entre ellos. En el lugar no hubo detenidos ni se ocupó nada porque las autoridades no podían establecer la posesión de droga.

No se trata en el país

Consultado sobre qué hacer en esos casos, Moscoso Segarra dijo que evaluarán la situación porque en el país no existe un lugar donde se trate ese tipo de adicciones. Empero señaló que se comunicarán con la propietaria de la vivienda para que saque a los adictos, o de lo contrario, la Fiscalía procederá a ocupar el lugar.