Jezbolá causa 14 bajas al ejército de Israel

http://hoy.com.do/image/article/236/460x390/0/136DFABB-8482-42BF-A1C6-92F5B6C02D42.jpeg

BEIRUT (AP).- Jezbolá provocó fuertes bajas a la fuerza israelí que luchaba por cuarto día por tomar una población crucial en una cima del sur del Líbano ayer, con 14 soldados muertos según los reportes. Israel ha enfrentado una resistencia más encarnizada de lo previsto al avanzar en su campaña contra la milicia islámica.

El ejército de Israel sólo confirmó ocho soldados muertos y 22 heridos el miércoles en Bint Jbail. Se reportaron otros muertos en la cercana población de Maroun al-Ras, donde se produjo una lucha encarnizada con los guerrilleros de Jezbolá.

Por su parte, fuentes oficiales libanesas confirmaron que cuatro observadores de la ONU murieron cuando un ataque aéreo israelí alcanzó su puesto la noche anterior. Tres cuerpos fueron recuperados y aún se trataba de llegar al cuarto entre los escombros, dijo la fuerza de la ONU.

El objetivo de Israel es crear una franja de dos kilómetros de ancho en el sur del Líbano libre de guerrilleros Jezbolá, dijo en Jerusalén el primer ministro israelí Ehud Olmert, descartando la ocupación de un territorio mayor.  En Jerusalén, el jefe del mando norte del ejército israelí, mayor general Udi Adam, opinó que “los combates durarán varias semanas más, y en semanas podremos (declarar) la victoria’’.

En Roma, representantes estadounidenses, árabes y europeos no lograban ponerse de acuerdo sobre las condiciones para un cese de fuego que ponga fin a 15 días de combates entre Israel y Jezbolá.

Olmert indicó por primera vez las dimensiones de la nueva “zona de seguridad’’ que pretende Israel en una reunión a puertas cerradas de las comisiones de Defensa y Asuntos Exteriores del parlamento, según declaraciones posteriores a la prensa de algunos participantes.

El ministro de Defensa israelí Amir Peretz planteó la idea de esa zona de seguridad el martes, pero no aclaró si soldados israelíes la patrullarían o tratarían de mantener alejado a Jezbolá mediante fuego de artillería y bombardeos aéreos.  Soldados israelíes patrullaron una “zona de seguridad’’ mucho más grande durante los 18 años de la ocupación del sur del Líbano, pero Olmert indicó que la nueva zona sería distinta.

“No tenemos la intención de regresar a la zona de seguridad sino de crear una zona donde no estará Jezbolᒒ, dijo según los informantes.

Olmert reiteró el llamado a que una fuerza internacional poderosa ocupe la frontera entre los dos países, en lugar de la fuerza de la ONU que no ha logrado impedir la violencia. La crisis actual comenzó el 12 de julio cuando fuerzas guerrilleras cruzaron la frontera, mataron a ocho soldados israelíes y capturaron a dos: Eldad Reguev, de 26 años y Ehud Golwasser, de 31.

   A pesar de dos semanas de bombardeos israelíes a emplazamientos de lanzacohetes de Jezbolá, los guerrilleros dispararon una de sus mayores andanadas al norte de Israel: 119 cohetes que causaron por lo menos 31 heridos y daños a la propiedad.

   Desde que comenzaron los combates, por lo menos 422 personas, en su mayoría civiles, han muerto en el Líbano según el Ministerio de Salud. Se ha confirmado la muerte de por lo menos 42 israelíes, entre ellos 24 militares, según las autoridades.

   Las bajas israelíes aparentemente aumentaban en los encarnizados combates en Bint Jbail, que las fuerzas del estado judío intentan tomar desde hace cuatro días.

   Jezbolá dijo que sus guerrilleros emboscaron a una unidad israelí desde tres lados cuando intentaba avanzar desde una elevación en las afueras del pueblo. “Los cuerpos de los soldados estaban en tierra entre los vehículos destruidos y en llamas’’, dijo la televisora Al-Manar de Jezbolá.

   Con respecto a las bajas en Bint Jbail, cuatro kilómetros al norte de la frontera con Israel, el mando militar dijo que todos fueron evacuados. El vocero de Jezbolá, Hussein Rahhal, dijo acerca del combate: “Lo que puedo decirles es que 13 israelíes han sido quemados vivos en sus tanques en nuestra tierra’’.

   El ejército israelí dijo que varios combatientes de Jezbolá se habían refugiado en una mezquita.

   Komati negó que los combatientes se refugiaran allí e insinuó que podría tratarse de civiles. “Los combatientes no se refugian en mezquitas. Combaten en el campo de batalla. Si no pueden, se retiran, pero no a las mezquitas’’.

   Rahhal, el vocero de Jezbolá, respondió furioso a una pregunta sobe la mezquita. “¨Qué le importa a Israel que nuestros combatientes estuvieran en la mezquita? —Tal vez estaban rezando!’’

   Desde hace días se combate ferozmente entre las poblaciones fronterizas de Aitaroun, Maroun al-Ras y Bint Jbail, donde las fuerzas israelíes tratan de eliminar a las guerrillas que disparan cohetes hacia Israel.

   La zona controla el terreno alto en el sector central de la frontera entre Líbano e Israel.

   Bint Jbail tiene importancia simbólica para Jezbolá, ya que fue un centro de resistencia a la ocupación israelí del sur del Líbano en 1982-2000.

   La canciller israelí Tzipi Livni pidió a la comunicad internacional que muestre solidaridad con Israel en su lucha contra Jezbolá.

   Livni dijo que la comunidad internacional debe “ponerse en el lugar de Israel’’ y ayudar a detener los ataques. Sostuvo que Jezbolá aprovechaba la debilidad del gobierno libanés para atacar a Israel desde ese país.