Jezbolá no esperaba tanta fuerza israelí

http://hoy.com.do/image/article/236/460x390/0/8D5D956B-039C-46EA-9D16-8EE8288D8F85.jpeg

BEIRUT (AP).- Un alto dirigente de Jezbolá dijo ayer, martes, que su grupo no esperaba que Israel fuese a reaccionar con tanta fuerza ante la captura de dos de sus soldados este mes. Mahmoud Komati, subjefe del comando de Jezbolá, también manifestó en una entrevista con The Associated Press que su grupo no depondrá las armas.

Sus declaraciones, que son las primeras que hace un dirigente del grupo islamista, dejan entrever que calcularon mal las consecuencias cuando cruzaron la frontera para capturar a dos soldados el 12 de junio.

“La verdad es, permítame dejar esto bien claro, no nos esperábamos esta respuesta… que (Israel) fuese a aprovechar esta operación para librar esta gran guerra contra nosotros’’, destacó Komati.

Agregó que Jezbolá había esperado “la normal respuesta contenida’’ de Israel.

En el pasado, indicó, las respuestas israelíes a las operaciones de Jezbolá, incluyeron el envío de comandos al Líbano y el secuestro de dirigentes de Jezbolá o el ataque a posiciones específicas de Jezbolá en el sur del Líbano.

Indicó que su grupo también habían anticipado que se realizarían negociaciones para un canje de los soldados con tres presos libaneses en cárceles israelíes, con la mediación de Alemania, como había sucedido en el pasado en los intercambios de presos.  Komati asimismo aclaró que hasta el lunes habían muerto 25 guerrilleros de su grupo, en vez de 11 como se había informado, en los 13 días de conflicto. Diecisiete de ellos murieron en combates en tierra con las tropas israelíes que incursionaron en varios pueblos fronterizos del sur del Líbano desde el fin de semana.

El martes, Jezbolá anuncio que tuvo otros dos guerrilleros muertos en los combates fronterizos, aumentando la cifra a 27.

Israel ha afirmado que Jezbolá ha minimizado considerablemente sus bajas. El comandante del ejército israelí, el brigadier general Udi Nehushtan, afirmó el martes en Jerusalén que “unas docenas’’ de combatientes de Jezbolá habían muerto en las dos últimas semanas.

Al margen de las afirmaciones de Israel y de Jezbolá sobre el número de guerrilleros muertos, no era posible verificar independientemente la cifra exacta e incluso era difícil distinguir entre civiles y combatientes.

El ministerio de salud libanés dijo el martes que 375 civiles murieron en la campaña, además de 20 soldados libaneses. Con la versión de Jezbolá aumentan a 422 el total de muertos en el Líbano.