Jhonatan diputado, por el bien común

Millizen Uribe

A Santo Domingo Este lo conozco más o menos bien. Hubo un tiempo en que viajaba allí ida y vuelta porque le servía de chofer a mi mamá, quien tenía una ruta de distribución de embutidos en esa zona. De esa etapa recuerdo mi convicción de que conducir de ese lado de la ciudad era diferente, tal vez influenciada por mi novatez al volante.
También recuerdo la gente (servicial y trabajadora),el caos, los tapones, las calles sin asfaltar y personas en la mañana sentadas en aceras porque no tenían trabajo . Y el miedo, mío y de los demás, a un atraco. Desde ese entonces supe que esa zona, esa población, merecía organizarse. Desarrollar su potencialidad económica e invertirla en su gente.
Y esa oportunidad llegó. Este domingo Jhonatan Liriano presentó en un salón de la Parroquia Nuestra Señora de Fátima, donde creció, sus aspiraciones a diputado por la circunscripción tres de la provincia Santo Domingo, en una coalición de partidos y movimientos. A Jhonatan lo conozco del trajín de la UASD, del teatro patriótico y comunitario, de la Otra Campaña, de la lucha por preservar Los Haitises y Loma Miranda, del 4% para Educación, de las cadenas humanas y de Marcha Verde. De sus cuestionantes crónicas en Listín Diario y en El Caribe y de las posiciones tomadas, siempre a favor del bien común, en programas como Voces Nuevas o La República Radio.
Y sé que el Jhonatan de la parroquia, de Paquito, de doña Yris Lizardo, y de don Miguel Liriano, no irá a la Cámara de Diputados a hacerse rico (desde ya renunció a los barrilitos, exenciones, y cualquier cosa que se le parezca). Jhonatan irá a representar a la ciudadanía de su municipio, de su provincia.
Ha explicado que su agenda legislativa incluye consultas populares para conocer el sentir de sus representados, y por temas como la calidad del empleo y los sueldos dignos, y la seguridad ciudadana, para que munícipes como su amiga Yanet no dejen su vida, trabajando de 8:00 am a 6:00 pm en una zona franca, ganando ocho mil pesitos yc on miedo a que la atraquen.
Pero también irá a fiscalizar (hace años lo hace en su militancia social), y a legislar, no para él o para “sus socios”, sino para el bien común.
Cuando el Latinobarómetro y la Gallup-HOY muestran desconfianza ciudadana en instancias como el Poder Legislativo, proyectos políticos colectivos como éste, que no ven la política como un negocio, sino como un servicio, merecen una curul en el Congreso. Precisamente, algo interesante del 2020 es el chance del relevo, de que gente buena y nueva lleguen y transformen el parlamento dominicano.

La gente de la circunscripción tres de la provincia Santo Domingo tiene en Jhonatan una oportunidad. ¡Ojalá la aprovechen!