Joel chantajearía a diácono Meregildo

POR LLENNIS JIMÉNEZ
El diácono Meregildo Díaz Díaz, principal acusado en el asesinato de los esposos Joel Alexander Sarmiento Díaz y Yaniris Ruiz Sánchez, aceptaba chantaje y pagaba dinero a los jóvenes para evitar que divulgaran que habría sostenido relaciones homosexuales en San Juan de la Maguana, reveló el procurador fiscal de la provincia Santo Domingo.

El magistrado Perfecto Acosta Suriel dijo que se estableció que Joel, de 21 años, se enteró de que Díaz Díaz tuvo una relación con un joven del Centro Infantil de Hainamosa, el cual estaba a su cuidado.

Sostuvo que ante la amenaza de divulgar sus preferencias sexuales, el diácono decidió darle mesadas a Sarmiento Díaz, a quien inclusive le costeó los gastos para unirse en concubinato con la joven de 20 años.

Indicó que Díaz y Díaz también le dio unos RD$28,000 a los familiares del joven para que supuestamente adquirieran un solar. En el último viaje que los esposos hicieron con el diácono, durante el cual fueron asesinados, estaban supuestos a recibir un pago de RD$100,000.

Sin embargo, de acuerdo con el Ministerio Público, Díaz Díaz decidió deshacerse de los jóvenes, por lo que en el camino compró cuatro galones de gasolina y dos neumáticos viejos, con los que fueron incinerados luego de ser asesinatos con armas de fuego.

Según fiscales de Santo Domingo, el diácono tenía privilegios en el Centro Infantil con alrededor de 12 menores, con los que se encontraba en horarios fuera de docencia.

A los pequeños, indicaron, Díaz Díaz también les otorgaba autoridad por encima de los profesores y les pagaba costosas entradas para que asistieran a espectáculos artísticos. Incluso, el religioso llegó a destinar recursos para que sus favorecidos fueran a presentaciones con artistas extranjeros muy cotizados.

Acosta Suriel dijo que si las autoridades hubiesen tomado medidas disciplinarias contra el diácono hace dos años cuando  se presentó el informe de profesionales de la salud mental contratados por la Secretaría de Educación, que lo calificaron de psicópata, la muerte de los esposos no hubiera sucedido. Afirman que las autoridades eclesiásticas tienen culpa de muchos de los desmanes que cometió Díaz Díaz.

Los fiscales que trabajan con Acosta Suriel en este caso indican que el informe de Educación reveló aspectos muy graves del perfil del fray.

El abogado de los familiares de Díaz Sarmiento y Ruiz Sánchez, Pedro Duarte Canaán, dijo que pedirán que el diácono sea juzgado por asesinato y otros delitos graves contemplados en el Código Penal, entre los que citó su doble condición de autor intelectual y material. Dijo que incluirán que también sea castigado por rapto.

Pese a que el sargento del Ejército Valentín Vicioso de Jesús, preso preventivo por su participación en el doble homicidio, señala al diácono como la persona que lo contrató para cometer el crimen, Díaz Díaz insiste en desconocer el asesinato.

En una entrevista ofrecida el pasado sábado a un programa de televisión, el fray decía no entender que se le culpara de estos hechos. El diánoco, preso en la preventiva de Najayo, en San Cristóbal, afirmó que en su cabeza no le cabía que se creyera que podía matar a alguien.

El padre de Joel declaró en el mismo programa que el diácono lo llamó a su casa para expresarle sus condolencias por la muerte del joven. Dijo sentir dolor por el cinismo del religioso que lamentaba un hecho del que se le acusa directamente, por lo que pidió que se le castigue con todo el peso de la ley.