Joelle Schad “Con lo del Pabellón, vivo un sueño”

D2

La tenista dominicana Joelle Schad, quien brilló en escenarios locales e internacionales, defendiendo la bandera tricolor, en la década de 1990, hoy cosecha el fruto de ese trabajo tesonero y el 16 de octubre estará recibiendo el baño de la Inmortalidad del deporte dominicano.
Al ser entrevistada por reporteros de HOY, Joelle con una amplia sonrisa aún no lo quiere creer y dice que está ansiosa que llegue el domingo 16 de octubre para el acto de exaltación.
“Quiero darle gracias a Dios, que todo lo puede, a mis padres, mis hijos, a toda mi familia, a mis amigos, que me han llamado para felicitarme por este nuevo logro”, dijo Schad.
Jamás lo pensé. La espigada tenista afirmó que todo atleta siempre quiere llegar al Pabellón de la Fama, pero ella pensó que no lo alcanzaría en su primer intento.
“He escuchado que hay atletas que son bailoteados y entran dos o tres años después; a mí me escogieron en la primera llamada, me hace muy feliz”, dijo.
Mucho sacrificio. Joelle recordó que los atletas pasan mucho sacrificio, sinsabores, dolores por lesiones, en todos los órdenes, y llegar al Pabellón de la Fama es como un alivio y una recompensa por todo ese batallar.
Su historia en el deporte. Una de las más grandes luminarias femeninas que da brillo al tenis de campo en República Dominicana lo es, sin lugar a dudas, la tenista Joelle Schad.
Nació en Santo Domingo y desde muy temprana edad abrazó con pasión, coraje, entusiasmo y vigor el encanto de esta disciplina, desarrollando una exitosa carrera.

Ganadora de ocho medallas en ciclos olímpicos logradas en Juegos Centroamericanos y del Caribe, dos en Juegos Panamericanos la hacen merecedora de este nuevo peldaño en su carrera, dentro y fuera de la cancha.

Triunfos en el exterior. Schad también obtuvo resonantes triunfos en diversas competencias internacionales en torneos de la Copa de Federaciones de Tenis, formando parte de la selección nacional, celebrados en Inglaterra, La Romana, El Salvador, Uruguay en 2001, cuando decide su retiro, habiendo participado en múltiples eventos profesionales celebrados en Israel, Rusia, Ucrania, Polonia, Brasil, Estados Unidos y México, que la señalan como un verdadera embajadora de nuestro país, representando con orgullo la bandera dominicana.
Lo recuerda como ahora. Narra que aún recuerda su primer logro internacional y lo alcanzó en los Centroamericanos y del Caribe, México 1990, a los 17 años, al ganar medalla de oro en sencillo femenino y plata en doble con Madeleine Sánchez, y un bronce en doble mixto con Rafael Moreno, inmortal del deporte dominicano.
Un honor jugar con Rafael Moreno. En los Juegos Panamericanos de 1991, de La Habana, Cuba, Joelle logra dos preseas, de plata en sencillo femenino y otra de bronce, con Rafael Moreno.

En los Centroamericanos y del Caribe, esta vez celebrados en Ponce, Puerto Rico, en 1993, Schad volvió a demostrar la calidad de su raqueta conquistando tres medallas (oro, plata y bronce).

Habiendo evaluado su brillante carrera y ejemplar conducta deportiva y ciudadana, el Comité del Pabellón de la Fama la escogió para ser exaltada.