Johan Santana tras récord de Clemens

http://hoy.com.do/image/article/51/460x390/0/1002F154-7612-4613-B923-E2587DE4195D.jpeg

NUEVA YORK.-  El venezolano Johan Santana dice que no va detrás de récords, pero está claro que las 20 victorias consecutivas de Roger Clemens, alcanzadas en la Liga Americana entre el 3 de junio de 1998 y el 1 de junio de 1999, se suman a la innegable presión que desde el inicio de la actual temporada de Grandes Ligas circunda al ganador del premio Cy Young. Con el triunfo de anoche, en la visita a los Reales de Kansas City, Santana alcanzó 17 victorias al hilo, desde el 17 de julio de 2004, y acumula 22 salidas sin conocer la derrota desde la misma fecha, contando las dos participaciones en la postemporada.

Tras el triunfo, en un férreo duelo de pitcheo con el dominicano José Lima, donde el venezolano se llevó la mejor parte luego de ocho entradas completas, en las que sólo aceptó cinco inatrapables y una carrera, los Gemelos no encontraban elogios para definir al lanzador venezolano que en 2004 dejó registro de 20-6.

“Es increíble”, valoró Lew Ford, el jardinero izquierdo que con un texas hit impulsó la anotación de la diferencia en el noveno inning, mientras Santana observaba el final del partido desde el dogaut en espera del out final. Similares comentarios expresó el manager Ron Gardenhire.

Santana reconoció que es bueno hacer cosas especiales, pero fue claro en advertir que los récords no le pasan por la mente. Sólo se enfoca en el momento presente y en concentrarse en cada encuentro.

Quizá por eso no hubo mayores problemas cuando en el octavo inning, con hombre en segunda y la primera libre, la estrategia indicó pasar intencionalmente a Mike Sweeney _quien le conectó jonrón en el juego anterior_, para enfrentarse al cubano Elí Marrero, quien le había sacudido dos hits en el juego. Con el aplomo de siempre, Santana le lanzó, hasta dominarlo con un manso fly al cuadro.

El zurdo, quien registra 4-0, con 3.55 de efectividad en la campaña, y lidera a los lanzadores de las Grandes Ligas con 45 abanicados, “tiene otro nivel, como todos los pitchers buenos”, señaló Gardenhire, quien agregó que cuando Santana siente presión su lanzamiento en cambio mejora. “El nos dio todo lo que tenía para que ganáramos, sentenció el estratega; y no estaba equivocado, pues el de Tovar fue exigido al máximo, y necesitó 114 lanzamientos para triunfar, 77 de esos, cayeron en strike.