Johnny Cueto sigue asombroso con
apenas tres aperturas en GL

ENRIQUE ROJAS
ESPNDeportes.com
PITTSBURGH.-
Cuando el novato de los Rojos de Cincinnati Johnny Cueto lanzó siete entradas de un hit y 10 ponches el pasado 3 de abril en su debut en las Grandes Ligas, muchas cejas se levantaron como muestra de sorpresa.

Y las cosas no variaron mucho cuando Cueto ponchó 18 bateadores sin regalar ninguna base por bolas en 13.1 entradas en sus primeras dos salidas en las ligas mayores. “¿Quién es Johnny Cueto?”, se convirtió en una de las preguntas más frecuentes entre los fanáticos, incluidos los de Cincinnati.

Y no era para menos. A pesar de que Cueto fue el Lanzador del Año en las ligas menores de los Rojos en las dos años anteriores, no había jugado más arriba de clase A hasta el verano anterior y no contaba con el atractivo antecedente de un bono millonario en el sorteo universitario norteamericano.

De hecho, Cueto fue firmado por 35 mil dólares, tres días después de que un par de cazatelentos de los Rojos lo vieran por primera vez en una rápida exhibición de 15 lanzamientos en una madrugada de marzo del 2004.

Un “buscón” de San Pedro de Macorís, identificado solamente como “El Mago” llamó cerca de la medianoche a Luis Báez, quien entonces era un cazatalentos de los Rojos con limitaciones para firmar peloteros, para ofrecerle un prospecto importante.

Afortunadamente, en República Dominicana se encontraba Johnny Armaraz, el director de buscatalentos de los Rojos en Latinoamérica.

Pero había un problema. Armaraz salía de Santo Domingo en un vuelo temprano en la mañana. La única forma de ver al prospecto era realizando una prueba casi de madrugada en San Pedro de Macorís.

Báez y Armaraz no necesitaron mucho para darse cuenta de que Cueto era un chico especial y de inmediato lo invitaron para pruebas adicionales en la academia que corre la organización en Dominicana.

“Un muchacho de 18 años que soltaba la pelota a 92 millas por hora, con buena noción de mezclar lanzamientos y con una actitud desafiante en el box, eso fue lo que vimos”, dijo Báez desde Santo Domingo.

“Solamente tuve que evaluarlo tres días y Armaraz dio la luz verde para firmarlo. Lo conseguimos por 35 mil dólares”, agregó Báez, quien ahora labora para los Diamondbacks de Arizona en RD.