Johnny Cueto tiene como meta ganar 20 partidos

Will González
ESPNDeportes.com
FILADELFIA
.  Como un misil con sistema de navegación láser, Johnny Cueto va camino a alcanzar la meta que se trazó al comienzo de la temporada: ganar 20 juegos.

La carga explosiva del abridor derecho dominicano de los Rojos de Cincinnati es tal que además de alcanzar su objetivo, tiene el potencial de ganar el premio Cy Young de la Liga Nacional.

“La mente de él es ganar 20 juegos. Desde los entrenamientos esa ha sido la mente de él y se ha visto”, dijo el técnico de bullpen de los Rojos Juan López a ESPNdeportes.com, durante la serie de cuatro juegos de su equipo contra los Filis.

Cueto lideraba el Viejo Circuito en efectividad (2.44), estaba empatado con Gio González y David Price en victorias (16) en las mayores, y se encontraba sexto en la Liga Nacional en entradas lanzadas (169.2).

Antes del juego del jueves, el nativo de San Pedro de Macorís tenía marca de 11-3 en sus últimas 15 salidas.

“Estoy trabajando para eso”, admitió Cueto un día antes de su salida contra los Filis programada para el cuarto juego de la serie.

“Si Dios quiere. Estoy trabajando fuerte para ver si yo puedo ganar 20 juegos. La meta es esa. La que yo le pido a Dios”, explicó el lanzador cuya ambición personal no lo ha desviado del objetivo de su equipo.

“Estamos pensando en meternos en los playoffs y llegar a la Serie Mundial”, dijo Miguel Cairo, el jugador utility venezolano de los Rojos.

Cincinnati se encontraba en la primera posición de la División Central de la Liga Nacional con marca de 76-49.

“Cada cinco días, Cueto está pensando en darle chance al equipo para ganar. Lo que vaya a suceder al final, ojalá que suceda”, comentó Cairo sobre la posibilidad de su compañero de equipo ganar 20 juegos y ser elegido el Cy Young de la Liga Nacional.

“Trabaja como el mejor. Me imagino que él quiere ser el mejor y eso es lo que está haciendo”, reiteró Cairo. Cueto acredita su régimen de trabajo y su experiencia como razones por las que ha sido tan dominante esta temporada. “He trabajado mucho, trabajado fuerte. Tengo más experiencia en las Grandes Ligas, este es mi cuarto año y ya, como que conozco a todos los bateadores, estoy bien”.

Con la experiencia, Cueto ha adquirido confianza y paciencia.

“Los primeros dos años que pitcheó aquí en las Grandes Ligas, joven al fin, lo que quería era tirar 98 – 97 mph y ponchar a todo el mundo”, explicó López.

“Por eso, a veces en los primeros dos años, en cinco o seis innings, tenía 90 y pico… 100 pitcheos. Ahora pitchea para hacer contacto”, manifestó el técnico puertorriqueño.

El ajuste permitió que Cueto lograra 19 salidas de calidad (seis entradas o más y tres carreras limpias permitidas o menos por apertura) en sus primeras 25 apariciones de la temporada. Cueto también ha aprendido a prepararse mejor física y mentalmente antes de cada salida. “Él es uno de los lanzadores que más yo he visto que trabaja”, declaró Cairo, un veterano de 17 temporadas en la Gran Carpa. “Él ve mucho los juegos. Analiza los juegos. Analiza los bateadores a ver qué están haciendo. Eso lo ha ayudado bastante”.

Dusty Baker, el piloto de los Rojos, admira la manera que Cueto ha madurado como pelotero. “Él tiene una idea de lo que quiere hacer en las situaciones del juego. Eso es lo que uno trata de enseñarle a todos los muchachos. Pitchea de acuerdo a la situación, aun cuando hacerlo no esté de acuerdo con el plan que se forjó antes del juego “.

El afán de Cueto de hacer ajustes es tal que siempre está experimentando. “Yo confío en todos los pitcheos que tengo. He trabajado mucho en todos los pitcheos. Cada día más aprendo uno diferente para engañar a los bateadores a veces. Todos los pitcheos míos son buenos y yo los domino toditos para strikes”, manifestó el lanzador, quien tiene el segundo promedio más bajo de jonrones concedidos por nueve entradas en la Liga Nacional (0.48).

Un experimento que le ha servido bien a Cueto ha sido su nueva manera de presentarse a los bateadores. Su ‘windup’ evoca memorias de Luis Tiant porque antes de soltar la pelota, Cueto le da su espalda al bateador.

“Esa manera de pitchear, salió de mí mismo, inventando, como te dije que a veces hago cuando estoy practicando los pitcheos”, declaró Cueto.

“Pero ya yo no puedo cambiar eso. Así yo me quedo bien atrás y me quedo hacia el home y mantengo mi bola bajita”, explicó el pitcher, quien sólo ha concedido 37 bases por bolas en 169.2 entradas.

“Johnny todavía está joven, tiene 26 años” concluyó López.

“Lo mejor está por venir”, dijo el coach esperando que 20 victorias, un Cy Young, y un campeonato sean los primeros frutos de una carrera larga y provechosa para Cueto.