Johnson, Martínez y Smoltz entran al Salón de la Fama

salon-fama.jpg_1813825294

Cooperstown, Nueva York, EE.UU.- Tres dominaron desde el montículo, el otro brilló en tres posiciones distintas. Juntos, los lanzadores Pedro Martínez, Randy Johnson, John Smoltz y el infielder Craig Biggio dejaron su huella en el béisbol. Todos jugaron en una era manchada por los esteroides y dominada por los bates, en buena medida gracias a toleteros inflados químicamente, una zona de strike más selectiva y parques más pequeños.

De todas formas, el trío de lanzadores se combinó para sumar 735 triunfos, 11.113 ponches y nueve premios Cy Young. Biggio, por su parte, se convirtió en el único jugador en la historia del béisbol con al menos 3.000 hits, 600 dobles, 400 bases robadas y 250 jonrones, al tiempo que jugó cuatro posiciones en 20 años.

Los cuatros, elegidos en enero para ingresar al Salón de la Fama, serán exaltados el domingo en Cooperstown. “No estoy a favor de que nadie haga trampa en este deporte”, dijo Martínez, quien se une a Juan Marichal (1983) como los únicos dominicanos en el Salón de la Fama.

“¿Cómo me siento por haber lanzado en la era de los esteroides? No lo hubiese querido de ninguna otra manera. No voy a llorar por eso. En cuanto a la forma en que yo competí, sé que lo hice de la manera correcta”.

Johnson, Martínez y Smoltz fueron elegidos por amplios márgenes la primera vez que aparecieron en la papeleta, y son el primer trío de lanzadores que entran juntos al salón de los inmortales del béisbol. Biggio ingresó en su tercer intento. —Johnson, un gigante de dos metros de estatura, era una figura imponente en el montículo.

En una carrera que duró 22 años, su mayoría con los Marineros de Seattle y Diamondbacks de Arizona, el zurdo con una recta explosiva ganó 303 partidos y cinco premios Cy Young, incluyendo cuatro consecutivos entre 1999 y 2002 con los Diamondbacks.

Elegido 10 veces al Juego de Estrellas, el oriundo de Walnut Creek, California, fue líder de su liga en ponches en nueve ocasiones, y sumó 4.875 en su carrera, la segunda máxima cifra en la historia detrás de Nolan Ryan. En 2001, Johnson tuvo marca de 3-0 en la Serie Mundial para ayudar a Arizona a conquistar el título, apenas en su cuarto año de existencia. Recibió el 97,3% de los votos para ser exaltado, la octava máxima cantidad.

De todas formas, el pitcher conocido como “Big Unit” necesitó algo de tiempo para aprender a dominar. “Los 10 años que estuve en Seattle realmente fueron como mi formación, si se puede decir, para aprender a lanzar y luego convertirme en el pitcher que me convertiría”, dijo Johnson.“Estaba conociéndome como un pitcher exitoso y pudiendo controlar mi recta, y entendiendo lo que se necesitaba para lanzar a este nivel”.

“No sabía que iba a ser ni la mitad de lo bueno que terminé siendo”, agregó Johnson, quien fue operado tres veces de la espalda, cuatro de las rodillas y lanzó su última temporada en 2009 con una rotura del manguito rotador. Nacido a las afueras de Santo Domingo, Martínez creció con cinco hermanos y hermanas en una casa de una habitación. El béisbol fue su forma de salir adelante.

En 1988 firmó con los Dodgers y debutó en las mayores en septiembre de 1992, a los 20 años. La próxima campaña estuvo en el bullpen y tuvo récord de 10-5 en 65 partidos, con 119 ponches en 107 innings. Después de esa temporada fue canjeado a Montreal.

Después de cuatro años con los Expos, que culminaron con su primer Cy Young (17-8, 1.90 efectividad en 1997), y cerca de convertirse en agente libre, Montreal canjeó a su as a Boston. Martínez no quedó contento con esa transacción. “Quería un equipo que me diera la oportunidad de ganar, y Boston no era un equipo que pareciera ni remotamente listo para ganar, así que pensé que no iba a firmar”, recordó Martínez.