José Guillén juega repleto de lesiones

POR BILL LADSON
DE MLB.COM
MILWAUKEE.–
Por como el jardinero de los Nacionales de Washington José Guillén ve las cosas, él no debería estar jugando en la serie de cuatro encuentros contra los Cerveceros de Milwaukee.

El dijo que debió haber viajado a Washington, D.C. para tratarse el hombro izquierdo, el tobillo izquierdo y la caja costillar que están lastimados. De hecho, Guillén dijo que estaba supuesto a recibir una inyección de cortisona una vez que llegara a la capital de la nación.

Pero Guillén aguantó en Milwaukee y se fue de 9-0 en los primeros dos partidos de la serie contra los Cerveceros. Pero el sábado, el dominicano brilló en grande en el séptimo episodio y ayudó a los Nacionales a derrotar a los Cerveceros 5-3 frente a 45,079 fanáticos en el Miller Park.

“La única razón por la que me importa este equipo es porque realmente quiero ganar. La actitud que tenemos aquí me da la motivación de salir a jugar duro”, dijo Guillén.

El juego estaba empate a 3, cuando Guillén rompió el hielo en el séptimo. Con corredores en segunda y tercera, dos outs y Ricky Bottalico en el montículo, Guillén tomó un slider colgante y lo envió por el medio del terreno para empujar a Carlos Baerga y a Ryan Church.

Guillén también hizo una gran atrapada a un batazo de Chris Magruder para terminar el encuentro.

“José está golpeado”, dijo el dirigente Frank Robinson. “Creo que lo único que no está hinchado es su cabeza. Me sorprende que pueda salir y jugar como lo hace. Defensivamente, uno no sabría que tiene dolor en tantas partes de su cuerpo”.

Robinson dijo que le asombró el hecho de que los Cerveceros no transfirieran a Guillén para llenar las bases y forzar en el séptimo. Una vez los Cerveceros decidieron lanzarle a Guillén, Robinson se sintió confiado de que su mejor toletero daría la cara y saldría de su mini-slump.

“Me alegró que no lo transfirieran porque siento que este tipo siempre va a dar la cara en el momento preciso. Y él lo hace con más frecuencia de lo que falla”, dijo Robinson.

VERSIÓN DIONISIO SOLDEVILA BREA