Jovenel Moïse clamó por ayuda varias veces antes que lo acribillaran: «Ven a salvarme la vida”

Jovenel Moïse clamó por ayuda varias veces antes que lo acribillaran: «Ven a salvarme la vida”

Jovenel Moise

Cuando los que penetraron a la casa del acribillado presidente de Haití comenzaron a disparar, Jovenel Moïse llamó vía telefónica al comisionado de la Policía haitiana para que fueran en su auxilio.

De acuerdo al testimonio que le dio al diario Miami Herald el oficial que escuchó las palabras de auxilio de su presidente, y que no quiso ser identificado, Moïse llamó a la 1:34 de la madrugada.

“Están tiroteando mi casa, movilice gente”, le ordenaba el primer mandatario mientras los mercenarios avanzaban hacia su habitación.

Según la versión de uno de los residentes del lugar donde está la casa del presidente haitiano, en Pelgrin 5, desde la 1:34 de la madrugada se escuchaban ráfagas de armas automáticas.

Le puede interesar: Funcionario haitiano: Primer ministro renunciará

El asalto mortal siguió a 10 minutos de súplicas frenéticas. Sin rastro de sus fuerzas de seguridad, Moïse, de 53 años, haría otra llamada, esta vez a un oficial entrenado tácticamente de la Policía Nacional de Haití.

«¿Dónde estás?» Moïse dijo, llamando al oficial por su nombre después de que respondió: “Sr. Presidente.»

«¡Necesito tu ayuda, ahora!» Moïse dijo. “Mi vida está en peligro. Ven rápido; ven a salvarme la vida”.

Previo a su conversación con el Presidente, se escuchó un silencio y más adelante el sonido de un rifle de asalto. Al escuchar lo inevitable, el oficial, quien pidió anonimato, les gritó a sus compañeros de armas que regresaran a sus autos. “Tenemos que irnos ahora”, dijo.

Basado en los testimonios de vecinos cercanos a la casa del Presidente y que hablaron con investigadores, los asesinos confirmaron mediante una llamada telefónica a otra persona que realmente se trataba de Jovenel Moïse.

“Entraron, fueron directamente a la habitación y siguieron hablando con alguien por teléfono para identificar al presidente”, dijo el oficial, confirmando el informe de otra persona familiarizada con la investigación. «Le dieron la vuelta a la casa».

Dentro del dormitorio del presidente, abrirían fuego. Le dispararon en la frente, el pecho, la cadera y el estómago, y le arrancaron el ojo izquierdo, según Charles Henry Destin, un juez de paz que luego documentó la escena del crimen.

Publicaciones Relacionadas

Más leídas