Jóvenes haitianos reiteran llamados a renuncia de Martelly; reclaman mejores condiciones de vida

HAITI-PROTESTAS

PUERTO Príncipe. AFP. Miles de jóvenes manifestaban el viernes en varias ciudades de Haití, reiterando llamados a la renuncia del presidente Michel Martelly y reclamando mejores condiciones de vida en el país, el más pobre de América.

En la capital, Puerto Príncipe, los manifestantes convergían desde diversos barrios hacia la embajada estadounidense, criticando la injerencia de Washington en Haití.

La policía antimotines, haciendo uso de gases lacrimógenos, y cascos azules de la ONU bloqueaban los accesos a la representación diplomática estadounidense.

“Pedimos al embajador que libre al país del presidente que los estadounidenses instalaron en el poder”, dijo uno de los manifestantes, Jean Max Edouard.

“Decimos ‘no’ a Martelly y Lamothe” (primer ministro, Laurent Salvador Lamothe, ndlr), se podía leer en inglés en una pancarta.

También se registraron protestas en otras ciudades, entre ellas Cap Haitien, en el norte del país.

En las últimas semanas, las manifestaciones antigubernamentales exigiendo también mejores condiciones de vida, se han multiplicado y derivado en enfrentamientos con los partidarios del presidente Martelly, que ocupa el cargo desde mayo de 2011. El 18 de noviembre en una protesta opositora, seis personas resultaron heridas.

A casi cuatro años del sismo que dejó a 1,5 millones de personas sin hogar, más de 170.000 siguen viviendo en más de 300 campamentos en Haití.

A fines de octubre, Martelly y el vicepresidente de Estados Unidos, Joe Biden, evocaron la necesidad de celebrar elecciones “sin más tardanza” en el país caribeño.

Los comicios, que habían sido inicialmente previstos para diciembre, pero que probablemente sean aplazados, prevén la renovación de 10 de los 30 cargos de senadores y permitirían también renovar unos 130 concejos municipales.

Por su parte, el Consejo de Seguridad de la ONU acordó el 10 de octubre reducir la misión de paz de Naciones Unidas en Haití a un máximo de 5.021 soldados, cuando hasta ahora era de 6.233.