Juan Bolívar Díaz reitera ejecuciones son política Estado

http://hoy.com.do/image/article/476/460x390/0/4BC8016A-E56F-41B2-B9EF-957A1EB33ADB.jpeg

El periodista Juan Bolívar Díaz Santana  lamentó ayer  que el secretario de Interior y Policía, Franklin Almeyda, ahora se contradiga   respecto a las malas actuaciones de la Policía Nacional.

“Franklin hace dos años dijo que los métodos de la Policía eran tan primarios que contribuían a elevar la tasa de criminalidad en más de 3 puntos, en la medición de la tasa de homicidios”, dijo Díaz, entrevistado en la redacción de HOY.

Criticó el cuestionamiento de Almeyda al informe ofrecido por una comisión encabezada por el procurador general adjunto  Ramón Arístides Madera Arias,  que investigó las muertes de Cecilio Díaz y William de Jesús Batista Checo, supuestos secuestradores de Eduardo Baldera Gómez.

Almeyda había dicho que rechazaba ese informe porque no hubo prueba de que esos dos hombres fueron ejecutados por policías.

Díaz dijo que Almeyda defendió a la Policía y no a esa comisión, porque de lo contrario tendría que decir que hay    que destituir al Jefe de la Policía. “Eso ratifica mi criterio de que esa Policía es una política de Estado, no es una política del Jefe de la Policía, sino que es del Gobierno; es una concepción de Estado, de que la forma de combatir la delincuencia es asesinando a todo lo que parezca delincuente, y a veces llevándose por medio a gente inocente”, subrayó. 

Díaz respondió de esa manera a las críticas que se le han hecho a un    trabajo  publicado en la edición de HOY del domingo pasado, en el que afirma que las ejecuciones extrajudiciales son  política de Estado. Dijo que lamenta disentir en este momento de Almeyda, porque han coincidido en la misma preocupación por la cantidad de personas que mueren a manos de la Policía Nacional cada año. Sostuvo que en los ultimos años esa situación está cobrando dimensiones inaceptables.   Díaz Santana dijo que en un  país de mediana intensidad democrática un jefe de policía hubiera tenido que renunciar o hubiese sido destituido por el acribillamiento de varias personas, entre ellas Cecilio Díaz y Willian  de Jesús  Batista Checo.