Juan Bosch creación de un partido político

1C_¡Vivir!_14_1,p01~(2)

Los 46 años del PLD.   En su libro,  Mildred Guzmán Madera, quien fuera secretaria por 17 años del profesor Bosch, hace una cronología de la primera década del  Partido de la Liberación Dominicana, cómo era y cómo funcionaba

Un sábado 15 de diciembre de 1973 Juan Bosch fundó el Partido de la Liberación Dominicana (PLD) por lo que mañana domingo celebra sus 46 años.
Bosch nunca gobernó el país ante el amparo de esta organización política, pero sí fue electo en 1962 como líder de su primer partido, el Revolucionario Dominicano (PRD), cargo que asumió por un breve período. Su Gobierno fue derrocado por un golpe de Estado casi siete meses después de asumir la presidencia.
De esos 46 de años, el PLD se ha mantenido durante 20 en el poder, 12 de estos estuvo al frente del expresidente Leonel Fernández, quien hasta finales de octubre era su presidente y 8 – aún no concluidos– Danilo Medina, actual presidente de la República Dominicana y de esa organización política.
A propósito de este hecho histórico en la política dominicana, hacemos referencia sobre el libro “Juan Bosch, creación de un partido político (diez años de historia 1973-1983)”, puesto a circular en el país en octubre pasado, por su autora Mildred Guzmán Madera, quien fuera secretaria por 17 años del profesor Bosch y en el cual nos ofrece datos, informes, muestra correspondencias, notas manuscritas y discursos desconocidos, y otros ya públicos, pero que por su relevancia y contextualización valen la pena consultar y recordar.
En el discurso de ese sábado 15 de 1973, Bosch dijo a sus entonces muy pocos seguidores: “El PLD se propone terminar la obra que empezó Juan Pablo Duarte”…
Sin embargo, ante tal aseveración, el político y destacado intelectual explicó: “Terminar la obra que empezó Juan Pablo Duarte no es una tarea fácil y a medida que el tiempo va pasando será menos fácil”.
Continúo diciendo, “pero, la consigna de los peledeístas, no el lema del PLD, deberá ser esta: ‘servir al partido para que el partido pueda servirle al país’. Mujeres y hombres capaces de sentir eso que acaban ustedes de oír es lo que necesita el Partido de la Liberación Dominicana y con esos hombres y esas mujeres cumpliremos el propósito de terminar la obra que empezó Juan Pablo Duarte”.
Mildred, quien también es autora del libro “El Bosch que yo conocí”, hace un interesante recorrido de los hechos más importantes durante esa primera década del PLD.
Relata cómo se fundó el Partido de la Liberación Dominicana, no solo en el país, sino en varias ciudades de los Estados Unidos, como Nueva York y Miami; en Puerto Rico y hasta en la Unión Soviética, menciona a sus primeros dirigentes, quiénes fueron los primeros miembros del Comité Político y del Comité Central, los primeros senadores y diputados, los círculos de estudios, sus crisis, la participación del PLD en la campaña electoral de 1982, y a manera de “background”, pues no corresponde a la época tratada, la salida de Bosch del PRD.
Sobre esta decisión, Bosch dice: “Quedarnos en el PRD era lo más cómodo y lo más seguro, pero no era lo más patriótico. Para algunos de nosotros ha llegado la hora de descansar, pero retirarse de la lucha es una manera de traicionar, y nosotros no tenemos madera de traidores”.
Bosch, en ese mismo discurso, el cual se encuentra en la página 72 del libro, manifestó: “Decía hace poco que no debemos aplicar al PLD las ideas y la manera de actuar que predominan hoy en el Partido Revolucionario Dominicano; y eso significa que no podemos reproducir en el PLD al PRD”.
A lo que aspiramos –dijo– “es a que el PLD sea un partido de dominicanos serios, de dominicanos capaces de hacer sacrificios por su país, entre ellos el pequeño, pero fecundo, sacrificio de estudiar para conocer cuáles son las causas de nuestros males”.
Contrato de moralidad. A manera de vigilar tales exigencias de seriedad, Bosch sellaba con sus miembros un ‘contrato de moralidad’, del cual Mildred, en su libro, nos muestra un fragmento.
Aquí algunos de los requisitos: estar organizado como miembro pleno o adscrito en un comité de base, haber sido aceptado como miembro del círculo de estudio, preocuparse siempre por los problemas del pueblo, estudiar, defender y propagar la doctrina del partido, ir a las citas a la hora en punto, no emborracharse nunca y no visitar sitios de prostitución.
Además, entregar al partido una parte de su salario o ganancia, respetar los bienes materiales y los fondos del partido y del pueblo, ser en su hogar un ejemplo de buen padre, buen hermano y buen hijo, hacer de su mujer una compañera en el hogar y en la lucha, no criticar en ningún caso a sus compañeros o al partido, no comunicar fuera de su organización acuerdos o noticias de interés particular para el partido y no formar grupos dentro del partido.

Elecciones del 82. En uno de sus manuscritos, con fecha del 21 de abril de 1982, Bosch trata la participación del PLD en la campaña electoral de ese año y comienza diciendo: “Todos los paledeístas estamos dedicados a la tarea de ganar las elecciones, porque solo desde el Gobierno pueden ponerse en ejecución las obras y las medidas que el país está necesitando, para evitar los males que agobian a nuestro pueblo y lo amenazan con su desintegración”.

En el segundo párrafo de dicho manuscrito, señala: “No queremos el poder para enriquecernos ni para disfrutarlo. No lo queremos para ejercer violencia contra nadie ni para engañar a uno o varios dominicanos”.