Juan Bosch en España

Diómedes Núñez Polanco

-y II-
Ahora publicamos la última del parte del artículo sobre el viaje que Juan Bosch hizo a España en octubre de 1990; a propósito de habérsele dedicado al expresidente dominicano la recién celebrada Feria del Libro de Madrid, junto a Pedro Henríquez Ureña y Marcio Veloz Maggiolo:
El Congreso Iberoamericano de Periodistas quedó atrás (1990). La próxima jornada en el itinerario del profesor Juan Bosch en España será su participación en los foros sobre América Latina ante el año 2000, celebrados en Cádiz y en Madrid, en el marco del Quinto Festival Iberoamericano de Teatro
Antes de llegar a tierra gaditana para iniciar los encuentros, Bosch visitó en Sevilla, por invitación de la Dirección General Estatal que organiza la Exposición Universal de 1992, los terrenos donde se construyen los edificios que alojarán la feria artística y tecnológica.
Don Juan y sus acompañantes fueron atendidos por Ignacio Montaño, director general; Julio Cuesta, director de Relaciones Externas; y Jorge Cabezas Fontanilla, director de Protocolo, quienes informaron en detalle sobre la Expo: Tendrá como escenario la isla de La Cartuja, localizada entre dos brazos del río Guadalquivir, frente al centro histórico de Sevilla; mostrará las últimas innovaciones tecnológicas y artísticas de la humanidad. Será el evento principal de la conmemoración del Quinto Centenario del Descubrimiento de América. De ahí que su tema central sea la Era de los descubrimientos.
En el monasterio de La Cartuja se hospedó Cristóbal Colón, con cuyos monjes compartió las teorías que habrían de llevarle a América. El entorno en que se construye la nueva ciudad cuentacon 2 millones 150 mil metros cuadrados, en parte de los cuales se levantarán más de 100 pabellones, centros deportivos, comerciales, y aparcamientos valorado en 30 mil millones de dólares y el del recinto en 75 millones.
La ciudad de la Expo recibirá durante seis meses (desde el 20 de abril de 1992 hasta el 12 de octubre) más de 18 millones de personas. La primera Exposición Universal se celebró en Londres en 1851, y luego seguirían las de París, Viena, Ámsterdam, Bruselas, Barcelona, Filadelfia, Chicago, Montreal y Osaka, Japón.
En Sevilla, Bosch también visitó lugares históricos como la Catedral, los palacios de los alcázares, la antigua Casa de Contratación de Sevilla, los pabellones de la Exposición Iberoamericana de 1929. En la Universidad de Sevilla fue recibido por las autoridades, encabezadas por su rector Javier Pérez Royo y se le ofreció un almuerzo. El escritor y catedrático de esa institución, Jorge Urrutia, participó junto a Bosch y sus acompañantes en un recorrido por la ciudad. Visitó el Archivo General de Indias, donde se halla la documentación relacionada con el descubrimiento y colonización de América incluido el siglo XVIII; fue recibido por Rosario Parra Cala, directora general, y por los investigadores dominicanos Raymundo González y Genaro Rodríguez.
El Quinto Festival Iberoamericano de Teatro empezó en Cádiz y terminó en Madrid, con participación de compañías teatrales de América, España y Portugal. Entre otros intelectuales, a Cádiz asistieron Bosch, el chileno José Donoso y Rafael Alberti. Las actividades de mayor proyección del Festival fueron los foros mencionados.
En el de Cádiz, Bosch; Teodoro Petkoff, secretario general del Movimiento al Socialismo (MAS) de Venezuela; Gilberto Concepción, copresidente del Partido Independentista de Puerto Rico (PIP), y el senador colombiano Pedro Alcántara, con la moderación del escritor español José Monleón, esbozaron, a grandes rasgos, el drama que vive hoy el continente latinoamericano: un proceso histórico lleno de altibajos, un orden económico internacionalinjusto y la espada de Damocles de la deuda externa que mantienen a esos pueblos con cada vez menores niveles de vida.
Al igual que Sevilla, Cádiz está lleno de referencias históricas de América; de su puerto de Palos salió el Almirante hacia lo que él entendió que eran las Indias, y resultó ser un mundo desconocido hasta entonces. Como varias ciudades del Caribe, Cádiz fue víctima de las tropelías del corsario inglés Francis Drake. Fue en Cádiz donde se elaboró y proclamó la Constitución liberal de 1812. De ahí que fuera una obligación casi sagrada para Bosch y demás participantes en el foro, visitar el local en que se alojó la Constituyente: la Iglesia San Felipe de Neri, y plaza del mismo nombre en que se proclamó. En la iglesia hay una cripta con las cenizas de varios de los diputados a países de América que murieron en la ciudad andaluza; uno de ellos fue el delegado puertorriqueño Ramón Power. La Constitución de 1812, con la norteamericana y la francesa, fue tomada como base por los independentistas hispanoamericanos para elaborar las Cartas Substantivas de sus países.