Juan Bosch regresa al país;lo recibe una muchedumbre

25_09_2015 HOY_VIERNES_250915_ El País8 A

“Lucharé junto al pueblo dominicano para que las tropas extranjeras salgan de la República Dominicana”, dice Juan Bosch hoy 25 de septiembre de 1965 ante una muchedumbre de constitucionalistas concentrada en la Plaza Rubén Darío y sus alrededores. A la izquierda y a la derecha de él estaban en la tribuna el coronel Francisco Caamaño Deñó y Héctor Aristy. “Esas tropas han violado todos los acuerdos internacionales que libremente habían acordado los gobiernos de América”, añade ante una multitud que lo interrumpía con gritos y aplausos. Al referirse a la resolución de la cámara de representantes de los Estados Unidos que proclamó que los marines pueden desembarcar en cualquier país de América, dice que “deberían estar en un aula de una escuela rural”. A pesar de los planes para asesinarle al llegar al país, Bosch viajó desde el Aeropuerto internacional hasta el centro de la ciudad sin contratiempos, protegido por una seguridad discreta de militares constitucionalistas y una concurrida caravana de partidarios. El comunista Movimiento Popular Dominicano (MPD) afirma que la Intervención de Estados Unidos no puede verse “como un error”, ni como un reacción destemplada del embajador Tappley Bennet, sino como parte de la “naturaleza imperialista voraz y agresiva”. El diario Hoy de La Habana resalta la aguda contradicción entre la declaración del senador William Fulbright en el sentido de que el presidente Lyndon Johnson envió tropas a la República Dominicana no para salvar vidas de los norteamericanos, sino para impedir el triunfo de una revolución democrática que él creía dirigida por los comunistas y la resolución congresual autorizando a los marines a desembarcar en cualquier país americano. Una misa por la memoria de Carlos Gómez Ruiz, abatido frente al Palacio Nacional al principio de la revolución, será oficiada mañana a partir de las 10:00 de la mañana en el Convento de los Dominicos a intención de sus padres Facundo Gómez Peralta y señora Ruiz de Gómez.