Juan Bosch Visual: En una celebración gráfica

19_10_2019 Areito 19-10-19 Areíto5

Hemos conocido y compartido con don Juan Bosch, momentos de exquisita conversación. Nos atrajo en él, la luz particular de su mirada y el timbre específico de su voz.
Leer su obra cuentística supone ver una película excepcional por hacer. Todavía hoy seguimos pensando que muchos de sus cuentos son un fundamento visual para un guion cinematográfico. Como por ejemplo la película dirigida magistralmente por Fernando Báez, titulada “Flor de Azúcar”, inspirada en el cuento original del profesor Juan Bosch “La Nochebuena de Encarnación Mendoza”, que fue seleccionada por la Comisión Dominicana de Selección Fílmica para representar a la República Dominicana en los premios Oscar y Goya 2016.
La película, dirigida por Fernando Báez, recrea un drama humano, social y cultural que se desarrolla en el año 1948 durante la dictadura de Trujillo. Báez quien también realizó la adaptación, define el film como un grito de libertad, amor y justicia, con la que pretende aportar a la creación de una sociedad cada vez más juta y moralmente sana.
Retomando las facetas de don Juan Bosch, es importante destacar que es uno de los autores de cuentística que invita a leer sus historias repetidas veces, como una manera de visitar a sus personajes, que él supo conectar con sus lectores.
Su lenguaje literario es una fotografía verbal de la vida, es un código visual para sentir más los destinos humanos. Todo esto nos lleva a concebir y curar una exhibición de dibujos y grabados con un grupo de artistas dominicanos contemporáneos que, partiendo de la lectura de una selección de cuentos, producen una obra visual, no ilustrativa, pero sí interpretativa. Los artistas de esta colectiva: José Pelletier, Joan Jiménez, Moses Ros, Leonardo Durán, José Sejo, Cristóbal Rodríguez, Amable Sterling, Ezequiel Taveras, Lucía Méndez, Inés Tolentino y Marcia Guerrero interpretan una selección de cuentos que llevan a su propia gráfica, factura y composición en tres o cuatro variaciones.

Esta exhibición confirma a un grupo de artistas contemporáneos que con técnicas mixtas y variables expresiones van creando un movimiento, un grupo artístico que señala y confirma las posibilidades plásticas del dibujo y del grabado e importantiza la fusión matérica del trazo sobre papel.

Once cuentos entran en los talleres de estos artistas plásticos y el público disfrutará de cada una de las interpretaciones gráficas. Nuestra experiencia curatorial con los artistas se nutre dela limpieza y coherencia de las obras, siempre fieles a la ejecución visual de una lectura convertida en línea, en color, en espacio de cada obra para una nueva lectura significativa del cuento. En la tensión dramática de los temas, el autor nos lleva por un imaginario que podemos sacar del libro y convertirlo en obra plástica. La alquimia del proyecto es que nunca abandonamos el papel, pues tanto el narrador como el pintor o pintora acuden al mismo soporte y se manifiestan papel sobre papel.

Consideramos que la historia del arte ha demostrado cómo maestros grabadistas han interpretado con la línea obras literarias mayores, realzando la palabra y llevando el mensaje a su mundo gráfico, conectando el sentido literal con el significado emocional del trazo.
Tenemos en nuestra América, el recuerdo reciente de la obra del recientemente fallecido maestro mejicano Francisco Toledo, quien interpretó las fábulas de Esopo, poniendo en el escenario todo su bestiario, su sabiduría y sus moralejas.
Por ser justamente una obra cuentística, altamente sellada por la imagen, la colectiva “Celebración gráfica para Juan Bosch”, autoriza a conjugar el realismo expresionista verbal del autor con un colectivo de artistas cuya incuestionable profesionalidad honra la palabra boschiana, en una composición estética que llama una lectura circular y fluida entre literatura y gráfica.

Por ejemplo: “Volveremos al niño en bicicleta de la quinta, pedaleando en su bicicleta… Sentiremos el dolor de Luis Pie, frente a la injusticia y al despotismo. Veremos el toro ensangrentado, la mujer maltratada, la naturaleza que rodea el bohío, la sequía, el funeral; en fin, todo ese mundo “boschiano” escrito, que llevado a obra visual engrandece la dominicanidad y la ética.
En este aspecto vamos tocando el planteamiento de la curaduría que consiste en abrazar la ética con la estética como la mejor manera de rendir homenaje a la obra de Juan Bosch y ofrecer una magia propia que podría llamarse realismo mágico dominicano, preciso y conciso para una visualización de la realidad social y cultural del pueblo dominicano, que los artistas ponen en realce con su talento e imaginación.

Para cumplir con este concepto el arquitecto Eduardo Selman, actualmente ministro de Cultura e íntimo amigo del profesor Bosch, de primera hora acogió este proyecto con entusiasmo e implicación haciendo posible que el Ministerio de Cultura apoyara su ejecución.
Si bien la exhibición es colectiva, cada artista se manifiesta con su propia factura con cuatro obras que catalogadas como únicas y exclusivas que representan y significan para los amantes de la gráfica y del dibujo una serie independiente.

El público podrá apreciar la totalidad visual, como una colectiva contemporánea sobre papel, pero, además, deteniéndose en cada serie de cada artista de manera íntima y personal.
Consideramos que las artes plásticas y visuales aportan a la cultura conexiones educativas, desarrollo de pensamiento, de visión y visibilidad del entorno social, histórico y político, despertando en el vidente toda su inteligencia intelectual y emocional.

Esta colectiva exhibida durante un mes, ofrecerá al público un conjunto de tertulias que abarcarán los comentarios de los artistas sobre el proceso de lectura visual de cada cuento interpretado para desde la producción individual plástica compenetrar el imaginario de uno de los mayores cuentistas latinoamericanos.

Algunas visitas guiadas estarán a disposición de las instituciones públicas y privadas, de las escuelas y universidades, así como de todo el sector intelectual y cultural para entrar en un diálogo abierto y ciudadano sobre la fuerza gráfica de cada uno de los participantes.

La Zona Colonial ofrece a esta exhibición la posibilidad de ser visitada por el sector turístico, esperando que el Clúster turístico de Santo Domingo se apropie de la misma y convoque a los profesionales del sector para facilitar a los visitantes extranjeros conocer la obra de Juan Bosch y disfrutar de las interpretaciones gráficas de nuestros artistas contemporáneos, en un monumento histórico como es la Capilla de los Remedios, donde se hará la exhibición que marca un homenaje al aniversario de partida de don Juan Bosch, y se inaugurará en la citada Capilla, ubicada en la Zona Colonial de Santo Domingo, el 1ro. de noviembre del 2019, a las 7:00 p.m.