Juan Luis Guerra, aprovechando
uno de sus mejores momentos

http://hoy.com.do/image/article/53/460x390/0/9429B669-6608-46F3-91C9-F4B772640658.jpeg

POR MARIVELL CONTRERAS
Nos tomamos un capuccino mientras transcurría la rueda de prensa con Juan Luis Guerra. Nuestros compañeros periodistas conversaban con él sobre su gira, sus planes, los impuestos a los espectáculos y la piratería. Juan Luis contestaba con esa paciencia que le caracteriza a cada pregunta.

Sugirió que Acroarte incluya en su premiación un “no a la piratería” y llamó a los artistas a unirse para combatir este flagelo que ha destruido la industria del disco.

Habló más que nunca, pero la verdad es que éramos pocos y él estaba protegido por una inmensa mesa cuadrada y también se tomaba un capuccino.

Cuando los demás dieron por terminado el encuentro, fuimos a su encuentro y le pedimos unos minutos. Nos lo concedió y he aquí todo lo que conversamos.

MC: ¿Qué tanto ha evolucionado JLG desde sus inicios hasta ahora?

JLG: “Yo creo que parte de la música es la evolución. Creo que hemos pasado de etapa a etapa. Yo empiezé a darme cuenta desde Soplando que empezamos con un pambiche, y ahora luego pasamos por la etapa Mientras más lo pienso tú, Ojalá que llueva café, Bachata Rosa. En realidad yo creo que parte de la evolución es lo que uno añade a su música y hemos añadido y hemos hecho muchas mezclas con el merengue. Yo creo que en el transcurso de estos 20 años, hemos evolucionado, hemos pasado por diferentes etapas y seguimos buscando etapas nuevas”.

MC: Los miedos y temores que le llevaron a alejarse de los escenarios, ¿han desaparecido o se han convertido en emociones manejables?

JLG: “Claro, ya hay técnicas. Ya yo cada vez que leo la palabra de Dios sé que Dios no me ha dado espíritu de temor, sino de poder, de amor y dominio propio. Reemplazo los pensamientos negativos con la palabra de Dios y eso me ayuda a seguir hacía adelante”.

 MC: ¿Sientes que existe alguna diferencia ahora en tu nuevo contacto con el público dado que ahora además de cantarle al amor o a los problemas sociales también le cantas a Dios?

JLG: “El problema es que yo le canto principalmente al Señor, sea lo que sea. Mis espectáculos están hechos para él, para glorificarlo a él. Con esa visión, ya todo cambia, al agradarlo a él, también agrado al público”.

MC: ¿Pero no has notado ningún cambio en la percepción que tiene el público de su trabajo?

JLG: “Yo siento el show igual, pero cuando hablo de lo que Dios ha hecho en mi vida, siento una presencia especial. En conclusión, yo creo que la gente siempre se interesa en lo que es la música, pero cuando yo digo lo que ha hecho Dios en mi vida y lo que me ha cambiado, ahí es completamente diferente”.

MC: Hay un consenso general de que JLG es un poeta, tus canciones son bastante metafóricas y sin embargo cuando escuchamos “Para ti” nos encontramos con un lenguaje simple, sencillo y directo…

JLG: “Es que cuando uno trabaja para el señor, uno se olvida de uno. Entonces yo me olvidé de mi forma de hacerlo y yo quería dar un mensaje, exactamente, simple y sencillo y que llegara al que lo estaba oyendo. Hay otras formas de cantarle al señor, hay formas metafóricas, por ejemplo yo lo hice en “Testimonio” en que jugué mucho con la poesía, pero realmente en este álbum están las canciones con que nosotros alabamos a Dios en la iglesia. Este es un álbum de alabanza y adoración prácticamente y entonces quería ser directo. Cuando uno se va a metáforas hay cosas que se entienden y cosas que no entienden, hay cosas que hay que meditarlas. Yo quería que fuera directo y por eso lo hice así”.

MC: Realmente has estado hablando de trabajar en un nuevo disco, pero el panorama de la música ha cambiado mucho, ¿te presiona o te condiciona?

JLG: “No, no no, no no. Yo no estoy pensando qué es lo que está de moda ahora o qué se está oyendo. Yo simple y llanamente voy a tener mi propuesta y va a ser una propuesta nueva. Claro en tecnología sí, me gusta estar al tanto de lo que está funcionando –me gusta estar a la vanguardia en la tecnología, pero en lo que es música, no yo tengo mi propuesta y esa es la que voy a lanzar”.

MC: Luego de ver lo que ha pasado con la bachata y que de alguna manera es fruto de una reivindicación de JLG me pregunto, ¿si tienes dentro de tus planes la posibilidad de reivindicar algún otro sonido dominicano?

JLG: “Ojalá. Yo creo que nosotros tenemos muchos y no podemos decir que no. Sí creo que voy a investigar un poco más y ver cuál de ellos tiene las condiciones de convertirse en popular. Porque ahí es que está el problema hay algunos ritmos que son naturalmente más naturales que otros. La bachata es popular, el merengue es popular, pero vamos a ver si hay otro con esas condiciones”.

MC: Sé que has sido un gran escucha, que has sabido absolver y soltar muy bien los sonidos del Caribe, ¿qué más le queda al Caribe por entregar?

JLG: “Miles. Porque el folclor de nosotros es muy amplio y hay muchísimas cosas que se pueden fusionar y que pueden funcionar. Aquí, por ejemplo debe haber más de siete, diez ritmos que fusionados con merengue funcionan y dan una nueva mezcla”.

MC: Hay artistas que han llegado a la cúspide por trayectoria y tú te convertiste en un icono tan rápidamente que no sé si eso ¿te ha afectado o condicionado?, ¿Te hemos dado demasiada responsabilidad?

JLG: “Yo la asumo hasta donde pueda. Yo lo que trato de hacer es lo mejor. Cuando voy a hacer un concierto quiero hacerlo lo mejor posible, quiero darle lo mejor al público. Pero hay cosas que yo no puedo llevar. Muchas personas me ponían que si el merengue está pegado es por mí y que si no está pegado también es por mí. Aquí hay muchos merengueros que pueden tomar el relevo en un momento determinado. Cada vez que me preguntan siempre menciono a Sergio Vargas, a los padres del merengue Johnny Ventura y Joseito Mateo. Yo soy un relevo y siempre que puedo resalto la música de nosotros, pero también sé que van a surgir muchos otros que van a tomar esta carrera”.

MC: Yo misma he sido receptora de algunos artistas que han adjudicado la merma del merengue como negocio a que no seguiste, ¿y si hubieras seguido?

JLG: “No. no, no. Es cuestión de cómo te dije. Pero los momentos hay que saberlos aprovechar. Si ahora en el momento en que yo voy a Dinamarca se abre una puerta, los merengueros tienen que aprovecharla. Bueno, váyanse para Europa…”

MC: ¿Entonces quieren que tú los lleves de las manos?

JLG: “Claro. Yo no puedo, pero hay que buscar el momento. Mira lo que está pasando en la bachata, con Aventura en esos países. Señores aprovechen, si se están abriendo puertas, aprovechen que las puertas están abiertas”.

 

MC: Estas evidentemente en un momento de mucha creatividad y muchos compromisos internacionales, ¿cómo manejas toda esa tensión cuando a la vez tienes que estar creando para un disco?

JLG: “Cuando estamos en presentaciones. Ahora mismo yo estoy dedicado a lo que es el concierto. Tan pronto terminen los conciertos, me voy al disco”.

MC: ¿Qué te ha significado este reencuentro con el público de los países que has visitado ya?

JLG: “Es sumamente importante. Porque te das cuenta de cuanta gracia Dios pone sobre ti, sobre tu música que es algo de lo que tengo que estar agradecido siempre. Cuanto amor te brinda la gente, cuanto aman tu música. Eso es algo que te hace sentir muy satisfecho. Y el grupo ahora mismo es un grupo muy especial. 440 es más familia que nunca. Nosotros tenemos una hermandad muy grande y creo que ya hemos entendido el propósito de lo que es un grupo y una familia. 440 es totalmente diferente ahora a lo que era antes”.

MC: Cuando te oía en la rueda de prensa de ahorita hablar de que la música es cíclica, me pregunto ¿hubiera sido lo mismo si tu te hubieras mantenido lineal haciendo lo que hacías a que hayas regresado ahora?

JLG: “Es imposible. Ni los Beatles. Es que surgen cosas, y surgen movimientos. Rubén (Blades) siguió haciendo todo y se mantiene un momento, pero hay otro momento en que surge otro género. Es que eso sucede con todos los artistas, van surgiendo nuevos y se van desplazando géneros. Ahora la calidad no varía, Rubén siempre ha mantenido su calidad. Peter Gabriel ha mantenido su calidad, Sting cuando son músicos de talento siempre mantienen su calidad…”

MC: Pero nadie puede mantenerse en la cresta de la ola…

JLG: “No. Es imposible. Mira ahora mismo con Las Avispas, este merengue alcanzó lo que La Bilirrubina no pudo alcanzar. Pero el momento es del reggaetón…”

MC: Como cada vez que surge un sonido nuevo o una forma de expresión nuevo aparecen quienes lo combaten, ¿qué hacemos con el reggaetón?

JLG: “(Risa) Mira yo no lo he escuchado mucho, pero sé que hay muy buenos exponentes. Siempre que me preguntan digo que el ritmo es genial, simple y llanamente que deben darle un tratamiento a las letras, porque yo he escuchado letras que no tienen mucha sustancia. La crítica mía es solamente que elaboren mejor su lírica. Ustedes pueden hacer unos reggaetones sociales impresionantes. Se puede hacer lo que quieran, pero deben emplear el oficio de componer principalmente en lo que se dice, en su lírica”.

MC: Te llegan reconocimientos de todas partes, ¿qué emoción te provocan?

JLG: “Siento una emoción diferente pero que me satisface mucho realmente. El de ahora el del Billboard, el de España, el que recibimos aquí. Para mí son muy importantes”.