Juego trancado para algunos peloteros

DIONISIO SOLDEVILA
d.soldevila@hoy.com.do
Los entrenamientos de primavera de las Grandes Ligas abren sus puertas desde mañana a los lanzadores y a los receptores de los 30 equipos de las mayores.

Y como de costumbre, los peloteros dominicanos serán el centro de atención de los mismos, algunos por su calidad y condición de super estrellas, mientras que para otros será el momento de tratar de regresar al camino perdido, ganar un puesto por primera vez o simple y llanamente, el último chance antes de decirle adiós al deporte del bate y la pelota.

Y ese es el caso de jugadores como Bartolo Colón, quien todavía no tiene una oferta contundente para regresar  las Grandes Ligas luego de dos años de lesiones con los Angelinos de Los Angeles de Anaheim.

Colón rechazó una propuesta de los Medias Blancas de Chicago para un contrato no asegurado y lleno de bonificaciones y ahora su situación para las mayores es una incógnita.

Se cree, sin embargo, que un brazo como el de Colón debe encontrar una plaza antes de que se terminen los campos primaverales.

 Algo parecido puede decirse del jardinero Sammy Sosa, quien lideró a los Rangers de Texas con 21 jonrones y 93 remolcadas en el 2007, pero se ha topado con un invierno sin garantías y a pesar de varios rumores, todos los equipos que se han visto involucrados en esos comentarios, han desmentido las versiones.

Luego de un año de ausencia y el retorno de la campaña pasada, parece que Sosa está destinado a despedirse del deporte nuevamente, tras haber llegado a los 600 cuadrangulares en el 2007.

Mientras, el zurdo Odalis Pérez sigue en el aire aunque con algunas ofertas que se siguen coqueteando.

Un zurdo como Pérez debe tener una cabida en cualquier novena de las mayores, pues tiene el potencial para producir en diferentes grados.

Tratando de colarse. Pero no solo son el trío anteriormente mencionado los que están tratando de quedarse en las mayores.

 Para estos entrenamientos, los diferentes conjuntos presentan un nutrido grupo de peloteros como Emilio Bonifacio, quien viene de destacarse con el Licey.

Asimismo, Víctor Díaz y Alberto Castillo tendrán la oportunidad de demostrar con los Astros de Houston.

Otros lesionados, como Yhensy Brazobán, tratarán de volver a la senda de las mayores.

Mientras que algunos problemáticos como Willy Aybar intentarán sentar cabeza y meterse en el negocio grande.

Ya falta muy poco para que se cante “play ball” y el deporte más seguido por los dominicanos tendrá una nueva campaña por delante, en la que se esperan grandes logros y muchas proezas, nuevamente, para sus representantes.

La cifra
84

Dominicanos.  Es el número de peloteros dominicanos que estarán sin puestos garantizados para la temporada de 2008 cuando se abran los campos de entrenamiento este jueves. Llegarán a la Florida y Arizona para las ligas de la Toronja y del Cactus detrás de una plaza para quedarse en las mayores.