Juez determinó MP no aportó pruebas suficientes contra Félix Bautista y algunas son ilegales

El juez de la Instrucción Especial de la Suprema Corte de Justicia, Alejandro Moscoso Segarra durante el  caso judicial del senador Félix Bautista y demás imputados,  En la Suprema Corte Justicia de Santo Domingo República Dominicana. 26 de febrero del 2015. Foto  Pedro Sosa

AP. Un juez de la Suprema Corte de Justicia dominicana rechazó el viernes abrir un juicio penal por corrupción, enriquecimiento ilícito y lavado de activos en contra del polémico senador Félix Bautista, tras cinco meses de audiencias preliminares.   

Bautista es uno de los más cercanos colaboradores del ex presidente Leonel Fernández.

El juez Alejandro Moscoso Segarra, asignado por la Suprema Corte para conocer el caso, determinó que el Ministerio Público no aportó pruebas suficientes de que Bautista y sus presuntos cómplices hayan creado una red de testaferros para enriquecerse de manera ilícita.

Indicó además que algunas de las pruebas presentadas por el Ministerio Público son ilegales, ya que se trata de certificaciones de la Superintendencia de Bancos que no fueron solicitadas por un tribunal, sino solo por un fiscal.

Con la decisión del tribunal “el sistema de justicia dominicano se ha convertido en el escudo ideal para todo tipo de delincuencia y corrupción administrativa, por no tener la valentía”, lamentó en conferencia de prensa al término de la audiencia el procurador general Francisco Domínguez Brito.

El Ministerio Púbico tiene cinco días para apelar el fallo.

La Procuraduría había solicitado a la Suprema Corte la apertura de juicio contra el senador Bautista, prisión preventiva y congelamiento de bienes por diversos ilícitos valorados en unos 40.000 millones de pesos (más de 900 millones de dólares) cometidos de forma presunta cuando el legislador era miembro del gabinete de gobierno.

Se trataba del caso de corrupción más grande en la historia judicial reciente del país.

Bautista, secretario de organización del gobernante Partido de la Liberación Dominicana (PLD), ocupó funciones ministeriales relativas a la construcción de obras públicas en las tres administraciones del ex presidente Fernández (1996-2000 y 2004-2012), hasta que renunció en 2010 para ocupar una curul en el Senado.

De acuerdo con el expediente, Bautista utilizó su cargo en el gobierno para asignar millonarias obras públicas a empresas encabezadas por supuestos testaferros a fin de desviar fondos públicos.

Bautista defendió en todo momento su inocencia y en una audiencia previa retó y lanzó reclamos de carácter político al procurador Domínguez, quien también es miembro del partido gobernante.

Mientras era leída la sentencia de más de 600 páginas, seguidores del senador mostraban su apoyo afuera de la Suprema Corte, al tiempo que decenas de personas exigían con pancartas la apertura de juicio contra Bautista.

“Quienes crean que deben celebrar su premio a la impunidad que lo hagan, pero nosotros apelaremos”, anunció más tarde en su cuente en Twitter el procurador Domínguez.