Juez rechaza pedido de revocación perito

http://hoy.com.do/image/article/8/460x390/0/23EB9AF8-A625-40C7-AA23-6EAAB65FA868.jpeg

El juez del Séptimo Juzgado de Instrucción del Distrito Nacional, Eduardo Sánchez Ortiz, rechazó la solicitud de revocación del perito bancario Luis Emilio Aurich Medrano, hecha por los abogados del presidente del Banco Intercontinental (BANINTER).

Sánchez Ortiz entiende que Aurich Medrano puede continuar realizando el experticio contable bancaria relacionada con los activos y pasivos de la intervenida entidad bancaria.

En tanto, los abogados Marino Vinicio Castillo (Vincho), Vinicio Castillo Semán, Juárez Castillo Semán y Juan Antonio Delgado, en representación de Ramón Báez Figueroa y Marcos Báez, apelaron la decisión.

Los abogados de los altos ejecutivos de BANINTER interpusieron un recurso de revocación a la designación de Medrano, tras alegar que éste es esposo de la señora Bélgica Guerrero Báez de Aurich, quien era empleada de la entidad bancaria y fue cancelada por las “diferencias” existentes entre ellos.

Sostienen los abogados que entre sus defendidos (Báez Figueroa y Báez Cocco) y la señora Guerrero Báez de Aurich hay “una fuerte enemistad”, lo que podría influir en el resultado del análisis que realiza el perito bancario.

En relación al presunto fraude del BANINTER figuran además Vivian Lubrano de Castillo, Luis Alvarez Renta y Jesús María Troncoso Ferrúa.

En tanto, el lunes el juez Sánchez Ortiz conocerá en una vista pública la solicitud de libertad provisional bajo fianza interpuesta por los dos principales ejecutivos de la entidad bancaria.

Para la realización de la vista, los banqueros deberán ser trasladados al tribunal, para presentar a través de sus abogados, los argumentos que sustenten la solicitud. También estarán presentes la parte civil constituida y un representante del Ministerio Público.

La solicitud de libertad provisional bajo fianza fue interpuesta en el tribunal por los altos ejecutivos el pasado viernes, luego de que la Suprema Corte de Justicia emitiera la resolución 1920-03, según la cual los jueces ya no podrán tomar ninguna medida administrativa si previo debate entre las partes.