Jugará hasta los 50
Franco piensa ser dirigente

http://hoy.com.do/image/article/301/460x390/0/1053865C-FB66-4B52-B2A1-6A0F0495A2C2.jpeg

POR ENRIQUE ROJAS
ESPNdeportes.com
MIAMI, Florida.-
Julio Franco libra una silenciosa batalla que se extiende más allá de este mundo y con un poco de ayuda celestial parece encaminarse al triunfo.

El dominicano de los Mets de Nueva York está completamente seguro de que conseguirá contrato para mantenerse en las Grandes Ligas en la temporada del 2008, cuando jugaría con 50 años de edad.

“Dios tiene control de todas las cosas y si el señor quiere que siga jugando, estoy seguro que me firmarán”, dijo Franco a ESPNdeportes.com.

“Voy a seguir jugando hasta que Dios quiera que juegue. Esa es una decisión que está por encima de las cosas de los hombres y del béisbol”, dijo Franco.

De acuerdo a la mitología griega, Cronos, Dios del tiempo, era hijo de Gea (Tierra) e Hydros (Océano) y el padre de Zeus, quien organizó una componenda contra su padre para robarle el poder y llegar a ser el Dios más poderoso del Olimpo.

Ahora es Franco, quien como un Zeus moderno trata de vencer a Cronos y convertirse en apenas el séptimo pelotero de 50 años o más que acciona en las Grandes Ligas.

“Esa es mi meta inmediata, pero no es la única. Cuando cumpla esa la próxima temporada, entonces estaré listo para anunciar las siguientes. Podría sorprender a mucha gente”, dijo Franco.

“Podría haberme retirado hace mucho, pero entonces mi vida no tendría sentido. No me gusta pescar o jugar golf, nada es mejor que el béisbol”, dijo.

Franco, quien cumplirá 49 años en agosto, está en el último año de contrato con los Mets.

El inicialista y bateador emergente posee la mayoría de los récords ofensivos en partidos sencillos y temporadas para peloteros más viejos.

En el 2006 bateó .273 con dos jonrones y 23 carreras impulsadas en 95 partidos y en esta temporada solamente ha consumido un turno (en el que pegó un hit empujador de una carrera) en cuatro partidos. “Mi estadía en el béisbol para el año entrante no depende de los números que consiga en el 2007. Puedo batear .250 o .350 y será lo mismo. Dios está conmigo”, dijo Franco.

Apenas uno de los seis jugadores de 50 años o más que han accionado en las Grandes Ligas, Jack Quinn, lo hizo de forma regular. El resto lo consiguió en situaciones especiales dentro de carnavales promocionales que no tomaron en cuenta la integridad competitiva del béisbol.

El legendario derecho Satchel Paige, uno de los primeros afroamericanos que jugó en Grandes Ligas, abrió un partido para los Atléticos de Kansas City (contra Boston) el 25 de septiembre de 1965 a la edad de 59 años.

El lanzador Nick Altrock se retiró en 1924, pero agotó un turno como emergente en 1929 (52 años) y 1933 (56) con los Senadores de Washington.

El derecho Quinn cumplió los 50 años durante su última temporada en las Grandes Ligas, en 1933. Quinn participó en 14 juegos con Cincinnati antes de retirarse en julio de ese año. El cubano Minnie Miñoso tenía 57 años cuando agotó dos turnos como emergente con los Medias Blancas de Chicago en 1980.

Jim O´Rourke se retiró del béisbol en 1893 y siete años más tarde regresó para agotar cuatro turnos con los Gigantes de Nueva York a los 54 años de edad.

Finalmente, uno de los casos más ridículos fue el del utility Charlie O´Leary, quien se retiró del juego en 1913 luego de una carrera de 10 años que pasó sin pena ni gloria y sorpresivamente regresó en 1934 con 51 años de edad y consumió un turno con los Browns de San Luis.

Desde que firmó su primer contrato como pelotero profesional en 1978, Franco ha pegado muchos batazos y ha recorrido muchas millas. Batea .299 con 1,180 carreras impulsadas en 23 temporadas en las Grandes Ligas.

Jugó cuatro años en las ligas menores de Estados Unidos (1978-82), dos temporadas en Japón (1995 y 98), dos en México (1999 y 2001) y una en Corea (2000).

La mayor parte de esos años también jugó en la pelota invernal dominicana con Leones del Escogido y Estrellas Orientales.

Fue campeón de bateo en Grandes Ligas (.341 en 1991 en la Liga Americana), México (.423 en 1999) y Dominicana (.436 en 1997-98).

Franco ha pegado 4,210 hits en su carrera profesional: 2,567 en Grandes Ligas, 618 en ligas menores, 316 en México, 286 en Japón, 267 en Dominicana y 156 en Corea.

“Se podría decir que estoy recuperando el tiempo que perdí en las Grandes Ligas a mitad de mi carrera. También quiero ganar una Serie Mundial”, dijo Franco.

¿Qué sigue después?

“Quiero ser mánager y mi plan es comenzar desde abajo”, dijo. “Prefiero ir a dirigir en una liga de novatos y entonces ascender hasta Grandes Ligas, que aceptar un puesto directo como coach en las ligas mayores”, agregó.

Pocos se atreverían a apostar en contra de Franco en sus aspiraciones. Recuerden que su guerra no es de este mundo y su aliado no puede ser más poderoso.

“Dios rige mi vida y mi destino y llegaré hasta donde El quiera. Hasta ahora, nunca me ha fallado”, dijo Franco.