Juicio a Vincho sigue hoy

POR TANIA. HIDALGO
El juicio que por presuntas difamación e injuria se le sigue al doctor Marino Vinicio Castillo (Vincho) llega hoy a su cuarto día, con el interrogatorio a los demás testigos a descargo propuestos por el imputado.

La magistrada Esther Agelán Casasnovas, de la Quinta Sala Penal del Distrito Nacional, reiniciará la audiencia a las 2:00 de la tarde y a la misma deberán comparecer Mario Gerloti y Pablo Vertilio Trujillo Ramos, así como Jacinto Santana y Radhamés Montalvo, entre otros.

El proceso fue aplazado el pasado miércoles luego de concluido los interrogatorios al ex secretario de Deportes, César Cedeño.

El pasado lunes tocó el turno al ex secretario de las Fuerzas Armadas y al ex jefe de la Fuerza Aérea Dominicana, generales retirados, José Miguel Soto Jiménez y Virgilio Sierra Pérez, respectivamente.

En tanto, el domingo en la madrugada fue interpelado como testigo a descargo el ex presidente Hipólito Mejía, quien de manera sorpresiva se presentó al tribunal, pese a que en dos ocasiones había informado a la magistrada su decisión de no comparecer, ya que no tenía nada que aportar al proceso.

Sin embargo, el ex mandatario llegó al tribunal a las 10:00 de la mañana del pasado, siendo escuchado a las 11:45 de la noche.

A su salida del Palacio de Justicia de Ciudad Nueva, Mejía se negó a conversar con los periodistas que cubren las incidencias de la fuente, mientras que el demandado manifestó su inconformidad por la poca colaboración del informante, de quien dijo no “aportó nada al proceso”.

De acuerdo con la querella presentada por el senador perredeista Hernani Salazar, Vincho durante su alocución en el programa La Respuesta, del domingo 13 de marzo del 2005, habló de Bladimir García en su condición de acusado de narcotráfico, y su supuesta relación con personas del gobierno pasado, señalando la complicidad del Congreso Nacional y a Hernani Salazar como íntimo amigo y socio del procesado. 

García fue apresado el tres de marzo pasado en un billar de Nueva York por agentes de la Drugs Enforcement Administration (DEA), en compañía de Luis Eduardo Rodríguez Cordero. 

Ambos están acusados de narcotráfico internacional junto a Quirino Ernesto Paulino Castillo.