Julio Brache aboga por marco institucional fuerte y estable

Julio Brache Arzeno, presidente de Pasteurizadora Rica

Para que una política industrial sea eficaz debe tener un marco institucional fuerte y estable que brinde seguridad jurídica a las inversiones y que facilite el crecimiento de la industria dominicana, lo cual es una responsabilidad fundamental de los gobiernos y debe ser apoyado con propuestas y planteamientos del sector privado.
Así lo afirmó el presidencia de la Pasteurizadora Rica, Julio Brache Arzeno, al participar como orador invitado en un almuerzo organizado por la Asociación de Industrias de la República Dominicana (AIRD), con motivo al 54 aniversario de esa entidad.
Al evento asistieron el presidente y la vicepresidenta de la República, Danilo Medina y Margarita Cedeño de Fernández.
En su discurso, Brache Arzeno se refirió a los cinco retos más importantes que enfrenta el sector industrial dominicano. Uno de ellos es el marco institucional, el cual, dijo, es fundamentalmente gubernamental, mientras que el sector privado está obligado a realizar aportes, plantear necesidades y a revelar las condiciones de competitividad en las que estamos inmersos.
Destacó que el Estado no es el principal jugador en los negocios, pero es quien define con claridad las condiciones y reglas de juego al interior del país y quien negocia, en nombre del país y de sus sectores productivos, las reglas que tienen que ver con la competencia internacional.
En ese sentido, agregó que son los gobiernos los que pueden disminuir las trabas burocráticas que entorpecen muchos procesos de la industria.
Asimismo, el empresario dijo que otros retos que tienen que enfrentar las industrias para alcanzar el desarrollo sostenible son las exportaciones, la apertura de los mercados, la gobernanza corporativa, el relevo generacional y tecnológico.
Dijo que la industria dominicana tiene hoy ante sí el gran reto de la apertura de los mercados dentro de unos esquemas arancelarios que si algo prometen, también representan mayor competencia internacional y a lo interno.

Planteó que ante ese reto de la apertura de los mercados hay que preguntar qué hace, y dijo que la respuesta es “enfrentar el reto exportador”.
Expresó que la caída del valor del peso ha llevado a las empresas dominicanas a enfrentar la devaluación por la vía del aumento de los precios, lo cual ha costado también numerosas mortificaciones a nuestras autoridades monetarias desde el 1966 hasta la fecha.

Brache Arzeno dijo que la lección para el sector industrial es clara: “hay que producir dólares, hay que convertirse en exportadores”.

Destacó que le conviene al Estado que la República Dominicana amplíe sus exportaciones, por lo que debería ser la gran meta nacional.
Consideró que los industriales están haciendo su parte y, dirigiéndose al presidente Danilo Medina, indicó: “necesitamos, señor Presidente, de mayor apoyo estatal para reconvertir la economía y la industria nacional, y hacer que de importadores netos nos convirtamos en una nación de exportadores”.
Sobre el reto del relevo generacional dijo que la mayoría de esas empresas fueron creadas y levantadas por una generación que ya está en camino de ceder su puesto a otros más jóvenes que deben llevar los negocios hacia nuevos horizontes.
Sostuvo que la empresa que desee mantenerse en el escenario económico del país está obligada a educar, capacitar y entrenar a sus cuadros más jóvenes, sean estos parientes de sus fundadores o no.