Julio Maríñez acusa a Hipólito de desacatar sentencias del TSE y alterar el orden público; dice cuando pierde arrebata

http://hoy.com.do/image/article/833/460x390/0/0C2A81B9-6BC9-4F88-8D5A-4BD50F44136C.jpeg

El presidente de la Comisión de Control del Partido Revolucionario (PRD), Julio Maríñez, acusó hoy al ex presidente Hipólito Mejía de desacatar  las sentencias del Tribunal Superior Electoral,  lo que calificó como “ un engendro de la mala maña antidemocrática de su nefasta carrera política”, a lo que atribuyó que al cumplirse un año de la elección del presidente Danilo Medina, aún el ex mandatario no ha reconocido su victoria de manera formal.

Afirmó el también vicepresidente del partido blanco que esa conducta coloca al ex presidente en una provocadora actitud de desafío a la institucionalidad democrática de la Nación, lograda con tanta sangre y sacrificios, a despecho de los Hipólito Mejía, Rafael Trujillo, Ulises Hereaux, Santana y otros tantos caudillos de ambiciónes desmedidas que han causado grandes desgracias a la sociedad dominicana”.

Acusó a Hipólito “de actuar como Jalisco, que cuando pierde arrebata, pues acude al Tribunal Superior Electoral, incluso se hace acompañar de Milagros Ortiz Bosch e Ivelisse Prats de Pérez en calidad de  intervinientes voluntarios, para reforzar sus posiciones en los debates, pero cuando pierden por ser infundados sus reclamos,  acusa a otros de su  derrota, mientras chantajea al gobierno y al PLD, y de paso a la sociedad, con subvertir el orden y la paz pública”, sostuvo.

Maríñez recordó que así como Hipólito desacató las sanciones disciplinarias de los organismos institucionales del PRD, en un juicio ejemplar en el que sus abogados lo defendieron por más de 10 horas, y desacata las sentencias del Tribunal Superior Electoral, siempre ha tratado de socavar otras coyunturas de la vida institucional y democrática del país.

A ese respecto citó que luego de perder las elecciones de 2004 y 2012, Mejía intentó crearle crisis políticas al país, negándose a reconocer de inmediato los resultados electorales, lo que sólo aceptó cuando el cuerpo diplomático y la sociedad civil lo obligaron.

Agregó que “esa mala maña antidemocrática es de tal magnitud, que al cumplirse un año de las pasadas elecciones, aún Hipólito Mejía no ha reconocido de manera explícita y formal el triunfo del presidente Medina”.

Por igual citó que en camino a las elecciones del año 2004, Hipólito usó los recursos del Estado para imponerle al PRD su repostulación, y al país una reelección presidencial que sólo existían en sus ambiciosos desvaríos, para lo cual hizo a su medida una reforma constitucional perversa y dañina para la democracia.

“Y así también burló la democracia cuando sabiéndose en minoría frente a Miguel Vargas para la convención de 20012, se prestó al plan del PLD de seguir en el poder, para lo cual pactó con el partido de gobierno que lo impusiera como candidato, conscientes los peledeístas de que lo derrotarían, como ocurrió, porque a Hipólito lo que le gusta es ser candidato, no ganar elecciones, planteó.